Elogio de lo inútil (1/4): el valor de no hacer nada

Publicado por en Cambio personal, Ciencia y Management, Elogio de lo inútil, Ultraconciencia.

Contagiados como estamos por el virus de la era del vértigo y la celeridad, pasamos constantemente de un dispositivo digital a otro, de un transporte a otro y de un día al día siguiente. Queremos cumplir objetivos y hacer más en menos tiempo, y esto nos ha llevado a la idea, solo parcialmente correcta, de que la única manera de ser productivos es acometer tareas constantemente. Por eso quizá sea bueno recordarnos que hay actividades aparentemente inútiles que nos pueden proporcionar grandes beneficios.

La primera es renunciar a hacer. Nuestra cultura, al menos la occidental, nos dice que la mejor manera de resolver un problema es hacer algo al respecto. Es una cultura de la actividad, que solo ve valor en el movimiento. Es como si la inactividad no pudiera nunca ser productiva. Sin embargo, un antiguo pensamiento afirma que hay sabiduría en ver la diferencia entre las cosas que se pueden cambiar y las que no, y en ocuparse solo de las primeras.

A veces, querer resolver los problemas haciendo algo es únicamente hijo de la inquietud que nos provocan. En otras palabras, queremos resolverlos para librarnos de la ansiedad que nos producen, y ello nos lleva a hacer por hacer. Sin embargo, en ocasiones, si no tenemos la solución, no hacer nada es la medida correcta. Son innumerables los momentos de la vida en los que el simple paso del tiempo ha acabado por colocar cada cosa en su lugar, y muchos otros en los que ese mismo paso del tiempo nos ha ayudado a ver los problemas desde una perspectiva nueva. Hacer por hacer no es nunca productivo. A veces es mejor no hacer nada, salvo dedicarse a observar atentamente la forma que van tomando los acontecimientos.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.