Cuatro ideas sobre la escucha: 4# La potencia de la escucha activa

Publicado por en Cambio personal, Ciencia y Management, Escucha.

Dialogamos para descubrir mayores verdades, para escuchar el remoto eco de desconocidas revelaciones y para clarificar nuestro propio pensamiento. El mundo del conocimiento es el universo más extenso que existe, entre otras cosas porque las estrellas y los planetas que lo habitan son diferentes para cada persona. Y la mejor ayuda de la que se puede dotar el transeúnte de ese espacio es la escucha activa.   

Se escucha activamente cuando se está en la disposición productiva para completar el mensaje de un interlocutor con los matices agregados de la propia experiencia y conocimiento. Cuando se realizan interiormente aplicaciones de lo escuchado, y cuando se disfruta animando a quien habla para que revele su mayor verdad. 

Se escucha activamente cuando se sustituye el “si, pero” por el “si, y también”, cuando se elimina el “no” y todos sus familiares cercanos, y cuando en general el lenguaje es empático y positivo, y habla de fundar, de colaborar y de futuro. 

Se escucha activamente cuando se dejan a un lado los egos y, si se disiente, es para sumar una nueva perspectiva, y no para intentar alzarse con una verdad que, además, es un espejismo. 

La escucha activa es el privilegio de los que comprenden que el diálogo no nació para enfrentar sino para edificar, y la herramienta de los que saben que la única manera de crecer de verdad es construir colectivamente el pensamiento. 

Practiquemos la escucha activa, nos sorprenderá su magia

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.