Cuatro ideas sobre la escucha: #1 El poderoso atractivo de los que escuchan

Publicado por en Cambio personal, Ciencia y Management, Escucha.

Por algún motivo en el fondo desconocido da la impresión de que el ser humano está más preparado, o más motivado, para hablar que para escuchar. Algo sorprendente, puesto que es una tendencia que ciertamente dificulta nuestras posibilidades de aprender. Es posible que se deba a que mucho de lo que decimos en el fondo nos lo decimos a nosotros mismos, y a que incluso a nosotros mismos nos cuesta aclararnos. Sea como sea, aquellos que escuchan se han convertido en una preciosa rareza dotada de un poderoso atractivo.

Uno de los más potentes reforzadores que existen es la atención. Mirar a una persona, sonreírle o pronunciar su nombre son conductas que ejercen un influjo considerable. Quizá porque los seres humanos somos animales sociales, o bien porque son manifestaciones de ese sentido de pertenencia que ya nos dijo Maslow que nos resultaba tan esencial. Y la escucha es, posiblemente, uno de las mejores formas de demostrar a una persona que se le está prestando atención. 

No hace falta ningún tipo de estudio científico para percatarse de que, quizá con excepción de quienes experimentan dificultades de relación social, ser oído es algo perseguido por la mayoría de las personas. Cuando somos escuchados percibimos que nuestro pensamiento importa, que somos divertidos o que nuestras ideas son originales. En definitiva, sentimos que estamos integrados en la comunidad que nos rodea. 

Por eso las personas que escuchan resultan tan atractivas: porque poseen un escaso don que tiene la particularidad de magnetizar a todos los que tienen necesidad de hablar, que somos casi todos.

Motivo importante para aprender a escuchar: el éxito social.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.