menu

Aragón

Tania Grande: "El teletrabajo va a ser una medida de atracción de talento que antes no se ofrecía"

    Tania Grande, CEO de Ayanet RRHH y TUUP Tania Grande. Foto: Juan Luis García

    Eva Sereno
    Zaragoza,

    Con más de 15 años de experiencia en el sector de los Recursos Humanos y de la gestión del talento, Tania Grande, CEO de Ayanet RRHH, se pone también ahora al frente de TUUP. Una plataforma tecnológica que ayuda a las personas a crecer personal y profesionalmente para desarrollar y avanzar en su carrera, mientras que las empresas pueden conocer a los candidatos más allá de su currículum y experiencia y disponer de evaluaciones de sus competencias transversales para conseguir una unión perfecta entre empresa y profesional. [Más información en el Superlunes de elEconomista]

    ¿Qué cambios se están produciendo en la gestión de RRHH?

    Las empresas se han dado cuenta de que tienen que tener objetivos para medirlos a través de herramientas digitales. No se confiaba en el teletrabajo, pero se ha visto que las personas no han trabajado de otra manera. Ahora, está habiendo un cambio en profesionalizar ese trabajo para obtener buenos resultados. Esto para la gestión de personas es importantísimo, porque ya no va a hacer falta estar presencialmente y se va a poder medir a través de estos sistemas. Las empresas tienen que empezar a trabajar con objetivos e indicadores, que podamos medir independientemente de en qué vía, plataforma o herramienta se realice el trabajo. Esto va a ser muy importante en la gestión de personas.

    ¿Este modelo ha venido para quedarse?

    Sí, de una manera profesionalizada. Ahora hemos trabajado mucho, pero de una forma improvisada y obligada. El teletrabajo va a ser una medida de atracción de buenos talentos que antes no se ofrecía como empresa. Pero no nos olvidemos de que somos seres sociales y no todo el mundo quiere teletrabajar. Mientras se tenga como una medida de gestión de personas o de atracción de talento, va a ayudar. El papel de las empresas está en ponerlo en valor y en profesionalizarlo.

    ¿Hay también cambios en el paradigma del talento?

    Sí, a nivel de fidelización, retención, cuidado al empleado.... Hoy en día se piensa más en el talento. Las personas no son mano de obra que me ayudan a sacar algo, sino que estamos en un cambio de paradigma en el que estamos viendo que las personas son el eje central por el que la organización consigue cosas y lo que tengo que hacer es cuidarlas en determinados momentos, porque, cuando las cosas van bien, es muy fácil, pero cuando las cosas no van bien es donde las empresas dan el "do de pecho".

    ¿Qué se valora más en los procesos de selección?

    La adaptabilidad al cambio ya era una competencia muy valorada. Creo que ahora mismo se ha multiplicado por 1.000. Esa adaptación al cambio, la resiliencia y la capacidad de comunicación a través de diferentes vías o herramientas, van a ser muy valoradas. También el tema de la eficiencia y la productividad, la gestión del tiempo, la capacidad de aprendizaje constante, el compromiso y la implicación.

    ¿Por qué cuesta encontrar al profesional idóneo?

    Porque esto tampoco se mide. Es como el matrimonio, que también son contratos. Nos comprometemos porque tenemos los mismos valores, nos interesan las mismas cosas... En los puestos de trabajo y en los matrimonios, la evolución individual o de las empresas no siempre se acompasa y hay caminos que no se quieren coger. Pero, cuando compartes los mismos valores de base, esto es más difícil que pase. Si eres capaz de compartir esos valores, siempre te puedes sentar y llegar a un entendimiento. Y esto no se hace bien a la hora de reclutar el talento. Muchas veces hay falsas expectativas o cada uno las tiene en otro lugar. Esto es un error de inicio. La falta de entendimiento entre las partes es porque no se ha hecho una selección adecuada. Esto también está cambiando. Las empresas trabajan cada vez más con employer branding. El match perfecto es cuando los valores de la compañía encajan con los de la persona.

    ¿Las 'soft skills' se valorarán más que conocimiento y experiencia?

    Creo firmemente que sí y por eso nace TUUP. En otros países, como los anglosajones o americanos, esto ya es así. Estoy al 99% segura de que en cinco o diez años a lo sumo será así en España también, aunque lo ideal es un equilibrio. El conocimiento -a no ser que sea muy especializado, como por ejemplo un médico-, es la formación técnica específica que se necesita para acceder a algo. Eso va a seguir imperando, pero una vez se tiene esa formación específica, las 'soft skills' -que tienen que tener las personas sí o sí-, siempre serán valoradas.

    ¿Y cómo se pueden trabajar las 'soft skills'?

    TUUP nació para que las personas se conocieran y, en función de ese conocimiento, mejorar sus 'soft skills'. Por mi experiencia, veo todos los días muchos perfiles y la mayoría de ellos muy cualificados, pero también observo que, cuando están en un período de transición o de cambio, no se conocen ni saben sus puntos fuertes o de mejora. TUUP les acompaña. Vimos que no había nada en el mercado que te ayudase a evaluarte y que, después de evaluarte tú y, luego, con test profesionales y de cara a una posición o puesto, saber qué te falta.

    ¿Es fácil reciclarse?

    Sí. Muchas veces esto se ancla a la edad, pero si la persona tiene la actitud y, sobre todo, la motivación y las ganas y se cree que puede hacerlo, lo hace. Sí que es cierto que en España falta que la empresa dé oportunidades a personas que vienen de áreas o sectores diferentes para empezar de cero, después de haberse reciclado. Por eso, creo que las 'soft skills' son tan importantes.