última Estrategia
Recomendamos comprar al 50% de un lote ACS y AENA(16:49)

Del Congo al coche eléctrico: la fiebre del cobalto que está por llegar

7:27 - 7/07/2020
  • Los futuros que cotizan sobre la materia prima que se usa en las baterías corrigen un 20% desde septiembre de 2019 por la crisis y la sobreproducción, pero la demanda está garantizada

La fiebre del cobalto está por desatarse. El interés en este metal que se usa en las baterías eléctricas no es nuevo, pero el potencial destapado por los futuros que cotizan sobre él en el Mercado de Londres, tras caer algo más de un 20% desde finales de septiembre y un 70% desde marzo de 2018, llama la atención de cara al largo plazo.

El impacto de la crisis del coronavirus en las ventas de coches eléctricos y la sobreproducción han presionado el precio de esta materia prima a la baja en los últimos meses. Dos hechos circunstanciales que no impiden que "vayamos a ver un crecimiento constante de la demanda en los próximos años", explica el equipo de analistas de BofA Global Research.

Un incremento fundamentado en la transformación de la movilidad hacia un modelo de motores híbridos y 100% eléctricos que ya es imparable, a pesar del frenazo que ha supuesto la pandemia de Covid-19 en el corto plazo.

El reciente y brusco descenso de su precio responde a esta crisis y "a los aumentos de la producción en la República Democrática del Congo, que representa alrededor del 70% a nivel mundial", según continúan desde BofA Global Research, desde donde confían en un suelo porque "los productores han detenido el exceso de capacidad -entre ellos, Glencore, el principal actor de este mercado-, lo que se reflejó en una disminución de las exportaciones de cobalto del país en un 37,5% interanual a finales del año pasado".

"Hay que tener en cuenta la decisión de Tesla de fabricar su Modelo 3 en China con baterías que no contienen cobalto, sin embargo, el resto de fabricantes seguirán centrándose en el metal, lo que sugiere que la demanda debería aumentar nuevamente a medida que el impacto de la pandemia termine", concluyen en el banco de inversión.

Origen histórico y moda

Los mineros centroeuropeos de la Edad Media fantaseaban con que un duende, conocido como kobold en alemán, robaba la plata de las excavaciones y dejaba en su lugar un metal que, entonces, carecía de valor. La leyenda se extendió tanto que este elemento pasó a recibir el nombre de aquel molesto hombrecillo mítico: el cobalto, hoy una de las materias primas de moda en los mercados por su uso en las baterías de los vehículos eléctricos, junto con el litio, que no cotiza, el níquel y el cobre.