5 claves de la formación: 3# El aprendizaje es transformación, no transmisión

Publicado por en Cambio personal, Ciencia y Management, Formación.

En algún momento de la historia apareció una confusión en el terreno de la formación que se ha perpetuado hasta nuestros días, y es el paralelismo que, entonces se pensaba, existe entre formación y comunicación. Posiblemente porque, en aquellos entonces, la única manera en la que, se creía, puede hacerse que una persona aprenda algo, es envolviéndolo en palabras y diciéndoselo. Hoy día, a pesar de que, a la mayoría, la ingenuidad de esta estrategia nos dibuja una sonrisa en la cara, sorprende que haya personas que siguen pensando que el conocimiento se transmite.

Hace ya muchos años que el gran Skinner (grande de verdad, pese a lo que digan) nos dejó esta memorable sentencia: “a pesar de evidencia desalentadora en contrario, sigue suponiéndose que si se dice algo al estudiante, éste ya lo sabe.” Y concluía: “para adquirir conducta, el estudiante debe dedicarse a desarrollar la conducta.” Visto así, el tema no admite lugar a dudas: no por decirle algo a alguien, este ya lo sabe. Si eso fuera así, todos seríamos seres morales porque los sermones, de cualquier tipo y condición, serían plenamente funcionales. Hoy día son muy pocos los aprendizajes que realmente se pueden adquirir escuchando o leyendo. Y casi todos caen en ese tipo de conocimiento que llamamos declarativo o proposicional, es decir, el que nos ayuda a recordar cuál es la capital de un país que jamás hemos visitado, un número de teléfono o los pasos para elaborar una receta.

El aprendizaje adulto en general, y la formación de profesionales en particular, casi nunca significa transmisión de conocimientos. Un curso no se “da” ni se “imparte”. No es posible que una persona, por mucho que sepa, pueda trasladar de una manera directa su conocimiento a otra. Entre otras cosas porque, cuando un adulto entra en un entorno de formación, viene de una vida en la que hay muchos conocimientos y destrezas. Y pensar que se puede simplemente añadir nuevo conocimiento a ese sistema, o peor, que se puede sustituir parte de ese conocimiento por otro, únicamente hablando, es francamente ingenuo. Pero, sobre todo, conduce a un fracaso seguro. Porque los adultos aprenden, fundamentalmente, por transformación de lo que ya saben. Y para que eso tenga lugar, es necesario que, como decía Skinner, se dediquen a desarrollar la competencia que se quiere que desarrollen. Y para ello, afortunadamente, hoy tenemos muchos métodos a nuestra disposición que van más allá del simple hablar.

Pensemos que, cada vez que un formador habla en un aula, está perdiendo una oportunidad de que su intervención sea auténticamente transformadora.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.