Atractivo físico irracional

Publicado por en Cambio personal, Ciencia y Management, Irracionalidad predecible.

Tendemos a pensar que el juicio del ser humano responde a criterios racionales y, aunque estemos dispuestos a admitir que en algunos casos no pensamos de la mejor manera posible, hay ciertos aspectos en los cuales nos resulta difícil creer que nuestro juicio pueda ser equivocado o, quizá más importante, verse alterado por el contexto. Uno de esos casos es el del atractivo físico.

Cualquier persona tendería a pensar que los mecanismos que rigen el atractivo físico en los seres humanos son estables e inalterables, es decir, que las personas encontramos atractivas a unas personas y a otras no, y que ese tipo de elección, quizá porque corresponde a nuestra parte menos evolucionada o más animal, tiende a ser estable. Pues bien, ni siquiera en esas circunstancias el juicio del ser humano parece seguir las leyes de la lógica.

En un curioso experimento se crearon dos rostros utilizando un ordenador, y luego se modificó cada uno de ellos para crear una versión menos atractiva. Posteriormente se crearon dos tarjetas: una con el sujeto A y su versión menos favorecida, acompañados los dos del sujeto B, y otra con el sujeto B y su versión menos atractiva acompañados ambos por el sujeto A. Cuando mostraron estas tarjetas a varias personas para ver a quien preferían, encontraron que cuando el sujeto A era acompañado de su versión menos atractiva, era el preferido frente al B. Sin embargo, cuando era el sujeto B el que se hacía acompañar de su versión menos favorecida, resultaba el favorito frente al A.

Ni siquiera el atractivo físico se rige por las leyes de la racionalidad.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.