Agilidad emocional

Publicado por en Cambio personal, Ciencia y Management, Gestión Emocional.

Una de las cualidades que distingue a los profesionales altamente cualificados es una habilidad llamada agilidad emocional. La vida está hecha de altibajos, y por tanto las malas noticias, los problemas, las crisis y demás primos conceptuales están constantemente a nuestro alrededor. Por ello es más bien obvio que experimentaremos emociones negativas. La cuestión, y aquello en lo que se diferencian los profesionales excelentes, está en salir de ellas cuanto antes.

Como sabemos, vivimos en un mundo inventado por nosotros mismos, así que muchas de nuestras emociones negativas derivan de pensamientos que no coinciden plenamente con la realidad. Sin embargo, las vivencias emocionales que desencadenan sí son auténticas y por tanto tienen la capacidad de hacernos daño. Por último, sabemos también que al revivir una y otra vez la secuencia entre un pensamiento y una emoción, es más sencillo que esa cadena se vuelva a repetir, con la consecuente posibilidad de entrar en un bucle infinito de preocupaciones.

La agilidad emocional es un ejercicio puramente volitivo, e implica traer a la conciencia aquello que realmente debe estar en ella, librándonos rápidamente del anzuelo dañino que significan a nivel emocional las malas experiencias. Pase lo que pase hay que seguir adelante, sacudirse el polvo del camino y pensar en lo que debemos pensar, en lugar de precipitarnos al pozo de las preocupaciones y los lamentos. Es sano, pero sobre todo es práctico.

 La agilidad emocional es vital en la vida profesional, y por supuesto en la personal.

2 comentarios a “Agilidad emocional”

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.