Energía y productividad: desafiando nuestra mente

Publicado por en Cambio personal, Ciencia y Management, Desafío, Energía y productividad, Mente, Motivación.

La investigación muestra que, en cuanto a la consideración que hacemos de nuestras capacidades, hay dos tipos básicos de creencias: en primer lugar, la llamada mentalidad fija, que es aquella en la que la persona piensa que sus capacidades son las que son, y que nada puede hacer para cambiarlas. En consecuencia con ello, estas personas tienden a no enfrentarse con lo que de antemano suponen que no van a poder hacer. El otro tipo de mentalidad, llamada de crecimiento, es la que mantienen aquellos que no asumen de antemano que haya un límite fijo que determine de lo que son capaces. Suelen ser personas que se enfrentan a los retos que les desafían, y que interpretan el esfuerzo de una manera positiva, como un síntoma de su crecimiento.

La energía mental es una de las fuentes naturales de productividad. Cuando desafiamos a nuestra mente y realmente nos involucramos en resolver un problema o en generar algo nuevo, surge una tensión dinámica que nos lleva a enfocarnos, a superarnos y a cruzar nuestros límites. Por el contrario, si solo hacemos aquello que ya sabemos hacer, o lo que es sencillo o atractivo, siempre permanecemos en nuestra zona cómoda, y nuestras capacidades no se desarrollan.

Para obtener energía mental hace falta salir de la zona de confort y enfrentarnos a lo que nos resulta difícil, porque es la única forma en que se construye el aprendizaje, y por tanto el desarrollo.

Luchar es crecer.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.