Patrones

Publicado por en Neurociencia.

No deja de llamar la atención que cuando asistimos a un curso de formación escogemos unos puestos determinados, y en las sesiones posteriores tendemos a ocupar los mismos sitios. Si lo pensamos un poco esa tendencia del cerebro humano a establecer patrones está presente de una forma constante en nuestra vida. No es solo que cuando compramos en un supermercado el recorrido por los departamentos que solemos hacer es prácticamente idéntico, sino que la cesta de la compra suele parecerse bastante de una vez a la anterior y a la siguiente. Y si nos observamos mientras nos duchamos, por ejemplo, nos daremos cuenta de que repetimos casi siempre la misma secuencia.

Como el ser humano no actúa directamente sobre la realidad, sino sobre un modelo simbólico de la misma, es claro que estos patrones nos sirven para economizar y así poder realizar acciones de forma semiautomática sin tener que estar constantemente redescubriendo la realidad. Digamos que desde que éramos pequeños fuimos automatizando acciones e interiorizándolas, y hoy día esas acciones conducen gran parte de nuestra vida. Y cuando algo se sale del patrón, enseguida nos damos cuenta. Por ejemplo cuando un lineal en el supermercado ha cambiado de sitio o cuando el agua de la ducha tarda más de lo normal en salir caliente.

La cuestión es que como todo está guardado en patrones previsibles nos cuesta comportarnos de forma diferente. Nos cuesta mucho. Muchas personas, por ejemplo, olvidan que el médico les ha prescrito tomar un medicamento mientras que otras no son capaces de hacer un alto en el gimnasio de camino a casa desde el trabajo. Un número significativo de las alteraciones que pretendemos introducir en nuestra vida, personal y profesional, se extinguen a los pocos días o, peor, se quedan en buenos propósitos.

Tan obvio como difícil de poner en práctica: cambiar cuesta.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.