Presión energética

elEconomista desvela hoy en sus páginas las relaciones laborales del ministro de Industria, José Montilla, con uno de los consejeros de Gas Natural, Carlos Kinder, el mismo que compartió consejo en una consultora con la presidente de la Comisión Nacional de la Energía (CNE), Maite Costa. Las relaciones entre Maite Costa y Montilla con Gas Natural son más que evidentes. Como son evidentes las prisas que le han entrado ahora a la CNE por emitir en julio su informe y hacerlo antes de que se marche el ministro de Industria a Cataluña. La cuestión es si la decisión de la CNE va a estar legitimada ante la opinión pública, si no sería más sano que fuera otro ministro y otra presidenta de la CNE quien decidieran si vetan la opa de E.ON a Endesa. ¿Por qué tantas prisas?, ¿no llevamos más de un año en espera? El Gobierno no logró que ni el  Tribunal de Defensa de la Competencia ni el Supermo respaldaran sus tesis, y ahora sólo queda el cartucho de la CNE. Que tengan cuidado, no vaya a ser que con tanta presión, metan la pata y acaben todos en los tribunales.

 

P.D. Sobre el último blog, voy a tratar de responder de manera resumida. Al asesor de Afinsa, Juan Manuel, le diré que vamos a colgar los informes que nos pide en la web en los próximos días. A M. López, que me preguntaba sobre el sometimiento de estas sociedades a la Ley de Instituciones de Inversión Colectiva, completamente de acuerdo. A Daniel, le agradezco las pistas que nos da para investigar. Nosotros seguimos creyendo que Afinsa tiene mayor patrimonio porque tiene la empresa de sellos americana y las casas de subasta dentro y fuera de España. Estoy de acuerdo contigo, tener apartamento en propiedad en Marbella no es un delito. Y también estoy de acuerdo con una afectada que firma como Macroatropellada. En general, creo que todo el mundo va teniendo claro que esto es un pequeño atropello, porque mañana a uno le cambian el criterio fiscal con que contabilizan su negocio y se lo cierran de la noche a la mañana.   

2 comentarios en “Presión energética”

  1. Emilio Ramos Fernández dice:

    Curcio Malaparte escribió un libro llamado ”Tecnica del golpe de Estado”, en el que explica en formato de literatura como llegaron al poder Lenin; Pancho Villa; Mussolini o Franco, entre otros. Los maestros fueron Lenin y Troski y despues Stalin, siguiedo estas pautas eliminó a Troski. Pues bien, esta mezcla de politica y economia no sigue sinó las pautas de ese libro: se trata de controlar todos los resortes del Estado, todos, democráticamente, pero todos. El ministro Montilla mas parece el gerente de una empresa que el ministro de industria (en cuyo despacho no se le ve el pelo). Estamos contemplando las ansias totalitarias de un partido politico para ocupar todos los resortes del poder y ahora la ultima: la exigencia de que la mitad de los miembros de los consejos de admon. de las empresas sean mujeres. ¿ quienes mujeres? pues muy sencillo, las mujeres, hermanas, amigas de los miembros del partido politico que esté en el poder.

  2. Asane dice:

    Lo que parece cada vez más difícil es colocar a alguien que no tenga ningún tipo de interés personal o amistad con gente de las principales compañías del país.

    PD.- Al señor Ayora: creo que es mejor (opinión muy personal) para el funcionamiento del blog responder a los comentarios en forma de comentario, porque así quedan más independientes los posts y no se mezclan temas.

Deja tu comentario

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.