En busca del pacto perdido, pero no a cualquier precio

6 julio, 2015

Grecia y sus acreedores se van a dar una nueva oportunidad de llegar a un compromiso. Antes de la confrontación final, los dos equipos velan armas. El primer ministro griego, Alexis Tsipras, recabó el apoyo de toda la oposición excepto los neonazis para sus propuestas, mientras que Angela Merkel se fue a ver al presidente francés, François Hollande, y hoy se reunirá con sus colegas europeos para estudiar una acción común. En medio está el BCE, que actúa de árbitro. Su presidente, Mario Draghi, naturalmente juega en el bando de Merkel, pero tendrá un papel preponderante ya que marca los tiempos. Este lunes restringió un poco más la liquidez a la banca helena, lo que deja un margen de apenas 48 horas para romper o lograr un compromiso. Así que los dos próximos días serán cruciales. Tsipras tiene el respaldo de su pueblo, mientras Merkel debe respetar los esfuerzos de los países del euro sin saltarse las reglas. Después de los sacrificios exigidos a Irlanda y Portugal para superar el rescate, no sería comprensible que se levantara la mano a Grecia. Aún peor, sería contraproducente, ya que los mercados podrían cuestionarse también el camino emprendido por España o Italia para ajustar sus cuentas. Sería tanto como prender la mecha de un polvorín. Si Grecia no se aviene a las exigencias marcadas por sus socios del euro, su salida puede ser un mal menor, en comparación con las consecuencias que traería mantenerla a toda costa y reduciendo las exigencias.

¿y ahora qué?

5 julio, 2015

La victoria del no a la propuesta de los acreedores en Grecia abre una etapa complicada, pero no conduce obligatoriamente a la salida del euro. El primer ministro, Alexis Tsipras, quiere volver a la mesa de negociaciones en los próximos días. Los puntos del acuerdo estaban muy cercanos y la principal diferencia está en la quita del 30 por ciento de la deuda, que pide Grecia. Una propuesta avalada por el FMI durante la campaña, en un gesto que es visto como un capote para la campaña del ‘no’ por parte de Estados Unidos. Grecia ya se benefició de una quita de deuda al comienzo de la crisis. Europa habló de esta posibilidad, pero después de alcanzar el acuerdo sobre los ajustes. No parece, conociendo a Merkel, que vaya a cambiar de posición, porque podría abrir la caja de pandora en otros países como Portugal, cuya deuda equivale al 130 por ciento del PIB. En realidad, se abre un plazo hasta el día 20 de julio para lograr de nuevo un compromiso. En esa fecha vence un pago de 3.500 millones al Banco Central Europeo (BCE). Si Grecia tampoco paga, el BCE no podrá seguir suministrando liquidez al país, que está ya al borde del colapso y su salida del euro será irreversible.

Tsipras se prepara para la derrota

1 julio, 2015

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha comenzado a cambiar el tono de su derrota en previsión de una derrota este domingo. En su discurso señaló que el referéndum sólo pretende fortalecer su posición negociadora ante la Unión Europea y que había logrado muchos avances desde que lo convocó. Tsipras se mostró dispuesto a negociar el lunes pase lo que pase. Si gana el sí, como parece probable, no creo que la UE vaya a darle esa oportunidad. Tsipras se ha equivocado en varias cosas. Echó un pulso a la UE creyendo que ésta le iba a prorrogar la asistencia financiera, pero el no rotundo cosechado en el Eurogrupo del sábado, le obligó a decretar el corralito financiero. La población está viviendo en sus carnes de manera anticipada lo que ocurriría si abandona el euro. Una experiencia demoledora pese a que la pregunta  es torticera, ya que ni siquiera se menciona la pertenencia a la moneda única y versa sobre un programa que expiró el martes. Su segunda torpeza fue no acudir a la negociación del sábado, porque provocó la unión de todos los acreedores europeos contra él. A partir de ese momento, Jean Claude Juncker, le tildó de traidor y el presidente francés, François Hollande, no pudo seguir defendiéndolo. Arrinconado y solitario, ahora sólo falta que pierda el referéndum y que se vaya a su casa. Una experiencia que fortalecería el euro y terminaría con la pesadillas de la izquierda radical griega. Una lección aplicable a otros países como el nuestro, donde Pablo Iglesias, se echó el sábado a la calle en apoyo de su amigo Tsipras.

Un futuro negro para Grecia

29 junio, 2015

En las crisis griega hay dos fechas claves a vigilar, el martes 30 de junio y el domingo, 5 de julio, día del referéndum. El día 30 expira la oferta europea a Grecia y también el plazo para devolver los 1.500 millones al FMI, con lo que el impago con el que amenazaba Tsipras será una realidad. A partir de este momento, cualquier acuerdo se complica enormemente, porque habría que empezar a negociar desde cero y no hay tiempo para hacerlo. Además, el BCE restringirá la cantidad de dinero que presta a los bancos griegos, con lo que los problemas de liquidez se incrementarán. El otro día decisivo es el domingo. Si gana el no, como desea el Gobierno griego, lo más probable es que el país salga del euro, pese a que ni Tsipras ni nadie en la UE cuentan con esta opción como posible, de momento. Si gana el sí, el camino tampoco es fácil, porque no hay una ruta señalada. Lo lógico sería que Tsipras dimitiera y hubiera nuevas elecciones. Pero ello conlleva mucho tiempo y, entretanto, alguien debe de proveer de dinero a los bancos. Si no dimite, Tsipras no va a tener credibilidad para negociar con la Unión Europea después de todas las amenazas, insultos y decisiones sorpresas de estos últimos meses. Nadie en la UE va a querer firmar un acuerdo con él. Otra salida sería crear un gobierno de unidad nacional como propone Samaras, el líder de Nueva Democracia. La única opción que permitiría mantener a Grecia en el euro sería esta última, aunque tampoco es muy seguro. Por tanto, en los próximos días habrá que estar atentos a los sondeos. El primero de ellos publicado este fin de semana por un periódico local apuntaba a que la mayoría votará por el sí, pero esto puede cambiar ya que el Gobierno hará campaña en contra durante esta semana. A favor del sí, está la experiencia terrible que vivirá esta semana la población, que no podrá disponer de dinero, un adelanto de los sufrimientos que le esperan si gana el ‘no’. De una forma o de otra, los griegos no se librarán de seguir con los recortes, no hay atajos, que nadie esperar vivir de prestado cuando se  está en la quiebra.

Tsipras intenta forzar una quita

28 junio, 2015

Eldesafío del primer ministros griego, Alexis Tsipras, asoma a Grecia al abismo, pero las cosas aún pueden reconducirse. Tsipras convocó un referéndum sobre la propuesta del eurogrupo del pasado 25 de junio que expira el 30. Es decir, que cuando los griegos voten el plan ya habrá caducado. Los ciudadanos serán consultados sobre esta iniciativa, eso abre la puerta a la aceptación de otro plan por parte de la UE. Tsipras no menciona en ningún caso la salida del euro. Al contrario, en su discurso recalcó que Grecia seguirá en la Unión Europea y en su alucación tras el sí al referendo remarcó que nadie puede obligar a Grecia a abandonar el euro.

El BCE acordó mantener la liquidez a los bancos griegos durante esta semana para evitar que el caos financiero griego se extienda y es otra prueba de su voluntad por reconducir la situación.

Parece que Tsipras quiere lograr a la fuerza lo que no consiguió en la mesa de negociaciones: una quita de su deuda. Con Grecia en suspensión de pagos, las instituciones se verán forzadas a rebaja la deuda a cambio de las reformas. Grecia puede verse obligada a emitir temporalmente una moneda propia para pagar a los funcionarios, pero  a medida que haga reformas y cumpla los nuevos términos del rescate podría volver a usar el euro.

 

Grecia camina al caos

27 junio, 2015

El pulso del primer ministro griego, Alexis Tsipras, al Eurogrupo llega a su fin. Tsipras convocó un referéndum para que los griegos se pronuncien sobre la última propuesta europea, para intentar eludir la responsabilidad de convertirse en el gobernante que sacó a su país del euro. Además, dijo que el Gobierno pedirá el ‘no’ a su electorado. Ello deja escaso margen de maniobra al Eurogrupo, que no sólo canceló la oferta de ayuda para evitar el impago el próximo martes, además denegó la extensión hasta el próximo fin de semana del soporte de liquidez para los bancos griegos. En estas circunstancias, lo lógico es que en las próximas horas se limite la salida de depósitos y que el sistema financiero y Grecia entera se colapse el lunes ante la imposibilidad de lograra nueva financiación. No se sabe cuáles serán los pasos siguientes, porque estamos ante una situación desconocida. Pero los que predican contra la austeridad van a comprobar ahora el resultado. Lo lógico es que Grecia vuelva al dracma, la moneda se devaluará hasta hacer el país atractivo para el turismo, su principal industria, pero el poder adquisitivo de sus ciudadanos quedará empobrecido por mucho tiempo. Grecia se enfrenta a una argentinización de su economía por culpa de la irresponsabilidad de sus gobernantes. Un aviso a navegantes para lo que se echan entusiasticamente en brazos de los partidos de izquierda que desafían a las instituciones y venden mejoras de vida imposibles. Lo peor es que España también sufrirá la desconfianza que provoque el caos griego.

La tacañez de Coca Cola

23 junio, 2015

La embotelladora de Coca Cola ganó el año pasado 331 millones, de los que aproximadamente la mitad, 150 millones, se destinaron a repartir dividendo entre sus accionistas, entre los que destaca la familia Dourella. La empresa vuelve así al dividendo tras un 2013 complicado por culpa de la reestructuración de sus plantas en nuestro país. Aún así la empresa muestra un músculo extraordinario el volver a un beneficio recurrente elevado. Ojalá hubiera muchas sociedades como esta en España. Los excelentes resultados de la embotelladora confirman, como publicó elEconomista, que no tenía sentido acogerse a una de las cláusulas de la reforma laboral, concretamente la de reestructuración societaria, para despedir a sus trabajadores con 20 días por año en lugar de los 45, cuando se trata de una sociedad con beneficios sólidos. Empresas como Coca Cola deben ser un ejemplo para las demás, sobre todo cuando su lema es promover la felicidad. El comportamiento de la familia Dourella propicia el rechazo a la clase empresarial en su conjunto y favorece la llegada de formaciones de izquierda, como está ocurriendo en la joven democracia española.

Sánchez se envuelve ahora en la bandera

22 junio, 2015

Me resulta curioso ver al nuevo líder socialista, Pedro Sánchez, comparecer con una gran bandera española de fondo, mientras que gracias al apoyo de su partido Compromis llegó al Ayuntamiento de Valencia y su primer gesto fue suprimir la enseña nacioanal del balcón. Sánchez intenta corregir así el error de apoyar a la izquierda radical para que tome el mandao de ayuntamientos y autonomías. Pero a la gente no se la engaña, los hechos son más importantes que los gestos y la realidad en esta ocasión se ocupa de desmentir sus palabras. El líder del PSOE necesita urgentemente un giro al centro si no quiere perder a chorros electores. El fichaje de Jordi Sevilla para elaborar su programa económico es un buen primer paso.

Tsipras se acerca a Putin para chantajear a Merkel

18 junio, 2015

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, es el invitado de honor de Vladimir Putin en la cumbre euroasiática que se celebra hasta el sábado que viene. El líder griego aplazó, por ello, su nueva propuesta ante los acreedores europeos y el Fondo Monetario hasta el lunes próximo. Supongo que el plan final dependerá de las promesas del jefe de los rusos. Grecia está en una posición estratégica excepcional, es puente entre Asia y Europa, lo que atrae el interés tanto de Rusia como de Estados Unidos por tenerlo de aliado. Por eso, Merkel está dispuesta a que Grecia quiebre, pero no a que salga del euro. Europa no debería dejarse chantajear pro Tsipras. El tiempo se agota y si no cumple con el plan de reformas, lo mejor es que quiebre. Lo contrario abre un precedente peligroso para el resto.

Grecia camina a la quiebra en el euro

16 junio, 2015

Los próximos días serán decisivos para una solución de la crisis griega. El primer ministro, Alexis Tsipras, reconoció ayer que ahora comienza la negociación real. El plazo temporal es final de mes, aunque en realidad la fecha que todos tienen en la cabeza es 25 y 26 de junio, fecha de la cumbre de los líderes de la Unión Europea. Antes, el jueves 18 habrá un encuentro que debería ser el punto de partida del último intento para lograr un compromiso. Se habla de una posible reunión el fin de semana en caso de que las conversaciones vayan por buen camino. Pero no nos engañemos, las posiblidades de alcanzar un compromiso son muy escasas. Tsipras repite de manera machacona que cualquier compromiso debe pasar por una quita. El FMI hace una semana que se levantó de la mesa de negociaciones porque no tolera una rebaja del montante total, ya que ello abriría la puerta a que todos los países del Tercer Mundo pidieran lo mismo. Merkel, por su parte, sufre una fuerte oposición en su país para hacer cualquier concesión, además de que el acuerdo final debe ser ratificado en el Parlamento. Finlandia celebra elecciones y cualquier concesión será aprovechada por la oposición para acribillar al Gobierno. Con este panorama, cobra cada  día que pasa mayor protagonismo la quiebra dentro del euro, como hizo California, que sigue teniendo el dólar. A partir de ahí, nadie sabe muy bien cómo serán los pasos siguientes. El Gobierno griego se vería forzado a emitir una especie de euro bis, respaldado por el Banco Central griego, que en sus primeros cambios cotizaría a la par de la moneda única. Pero que ineludiblemente se verá depreciado con el paso del tiempo, al igual que le ocurre al dólar argentino o al bolívar venezolano. Ello conducirá a un empobrecimiento de la población. Si Grecia quiere mantenerse en el euro, tendrá que pactar una quita con los acreedores, que le exigirán a cambio duros ajustes. El futuro de Grecia está en manos de Tsipras en teoría, aunque la verdad es que el propio futuro de Tsipras está en el aire si Grecia impaga a final de mes.