Sánchez, de nuevo

Leo que el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, fue recibido en Washington con honores casi de jefe de Estado, como a él le gusta. Se entrevistó con la también socialista Christine Lagarde, directora gerente del FMI, y con el asesor jefe económico de Obama. Me figuro que se quedarían impresionados, porque aprovechó el encuentro para criticar “el fracaso de las recetas que tienen que ver con la austeridad mal entendida en la zona euro”. Justo lo contrario de lo que defiende el FMI, uno de los miembros de la Troika, encargada de negociar los pagos de deuda con Grecia. Sánchez se olvida que el culpable de la austeridad es su antecesor, Rodríguez Zapatero, que se dedicó a dilapidar el dinero público y provocó que la deuda pasara de un porcentaje cercano al 30 por ciento del PIB a casi el cien por cien. O que el défici público rondara el 10 por ciento del PIB.  ¿Acaso piensa volver a aplicar la misma política? El líder socialista debería estudiar un poco más su mensaje, para ofrecer una alternativa ilusionante a sus ciudadanos, si no quiere acabar con un partido centenario como el PSOE.

Los comentarios están cerrados.