Rajoy rectifica algunos errorres

Si Rajoy hubiera podido elegir la fecha de los comicios europeos, problablemente los habría trasladado a una fecha poterior al 3 de junio, fecha en la que se publicó el paro de mayo. Se trata del primer dato realmente positivo en todos los sentidos sobre el desempleo, que apunta a una tendencia consistente a la baja. No sólo se crea empleo en todos los sectores, sino que la Seguridad Social registra también la mayor subida de la serie histórica con excepción de 2005, el año en que el Gobierno Zapatero decidió abrir la puerta de par en par a los inmigrantes ilegales. El Gobierno jugó inocentemente con la recuperación, creyendo que podría ser su gancho electoral. Pero erró, porque el ciudadano no lo percibe aún, y lo castigó quedándose en casa en vez de ir a votar, porque creyó que le mentían de nuevo o que la recuperación sólo la percibían unos pocos, los de siempre, las clases más acomodadas. Si estos datos se consolidan en los próximos meses, Rajoy podrá presumir en el futuro con propiedad de cumplir con sus palabras. El presidente tomó, de todas formas, buena nota. En el foro organizado por The Economist anunció una rebaja “sustancial” tanto de IRPF como del Impuesto de Sociedades en 2015. Bienvenida sea, si es cierta, porque jugar a bajar los impuestos a trocitos puede producir cierto enfado entre los electores, a los que prometió devolver la subida de tributos en esta legislatura. Rajoy empezaría así a cumplir con su palabra.

Los comentarios están cerrados.