Claves para trabajar desde casa en verano sin perder productividad

El teletrabajo es una práctica cada vez más presente en las empresas, para facilitar la conciliación laboral y familiar. Y en los meses de verano esta práctica se extiende aún más. Sin embargo, los empleados que tengan la suerte de trabajar desde casa en los meses estivales deben tener cuidado para no perder productividad.

La presencia de más familiares en casa, el calor... pueden dificultar la realización del trabajo. Para evitar esas distracciones, Patricia Galiana, periodista y redactora en IEBS, explica en un artículo publicado en el portal de empleo Infojobs algunas de las claves que permitan mantener la productividad.

1. Delimitar un espacio de trabajo

El resto de habitantes de la vivienda, especialmente los niños, reclaman atención constantemente, incluso durante las horas de trabajo. Para evitar estas interrupciones es recomendable contar con un espacio separado de trabajo, que permita trabajar con tranquilidad. Dicho espacio debe contar con todas las herramientas necesarias para desarrollar el trabajo, desde el ordenador, conexión a internet, aire acondicionado, una silla cómoda, etc.

Lo mejor es contar con un despacho, pero como no siempre es posible, también son recomendables el desván, el garaje o cualquier otro espacio no habitado. Si no queda más remedio que elegir otro espacio, mejor el propio cuarto (pese a la tentación de la cama) que el salón, que suele ser el lugar más concurrido de la casa.

2. Fijar un horario

"El teletrabajo puede volverse una pesadilla si no tienes una rutina que te ayude a mantener la motivación y la concentración", advierte Galiana. La gran ventaja en este caso es que se puede fijar el horario más conveniente y ser más flexible que cuando se acude al centro de trabajo. "Un poco de flexibilidad no solo resultará más saludable, sino que ayudará a conseguir mejor desempeño", apunta la experta.

Para elegir el mejor horario hay que tener en cuenta la armonización entre los momentos más productivos, los que hay mayor tranquilidad en casa, junto con la realización de las tareas del hogar, los plazos de entrega y otros factores personales.

3. Salir de casa

Si no se gestiona correctamente, el teletrabajo puede acabar siendo un suplicio, provocando incluso estrés, y hasta depresión en los casos más graves de aislamiento. Es importante salir de casa todos los días, ya sea para hacer ejercicio, quedar con amigos, ir de ompras, etc.