Mirada propia, voz única: clave del liderazgo inspirador

Publicado por en Cambio personal, Ciencia y Management, Inspiración.

Una mirada a los líderes auténticamente inspiradores revela sin ningún lugar a dudas que no solo tienen la capacidad de imaginar proyectos que transportan sentido a la vida de otras personas, sino que lo hacen desde una mirada particular sobre el mundo. Ese ángulo peculiar que lleva a descubrir nuevas realidades y a desvelar itinerarios desconocidos es una de las grandes claves del liderazgo inspirador.

Ningún ser humano vive en el mundo, sino que toda nuestra realidad está inundada de ese extraordinario fenómeno que llamamos subjetividad. Y la inspiración nace precisamente de la subjetividad. La inevitable fascinación que sentimos por los líderes de sentido, esas personas que no solo rebosan significado, sino que nos revelan ángulos que no sospechábamos, hace que nos cautiven sus mensajes y queramos unirnos a sus causas.

Por eso, lo que hace a un líder verdaderamente inspirador no es solo su capacidad de desplegar una constelación de sentido que conecta con el de otra persona, sino una mirada sobre el mundo que muestra las cosas de una manera nueva y original.

Los grandes líderes siempre son, en el mejor sentido de la expresión, ellos mismos. Son peculiares, diferentes, tienen sueños que antes no había soñado nadie, y a menudo se dotan de un vocabulario propio para describir el mundo que les rodea. Ven las cosas bajo su prisma, y es precisamente ese prisma el que enciende almas y contagia entusiasmos.

Es poco frecuente encontrar personas con la capacidad de cuestionar el entorno de significados en el que viven y alzarse con una verdad diferente. Tanto menos cuanto más diferente sea esa verdad. A veces han sido necesarias décadas para reconocer el extraordinario valor de determinados destellos de inspiración que, aunque a ojos de algunos aparecían como débiles o errados al comienzo, han acabado conmoviendo los cimientos del orden establecido y propulsando movimientos de extraordinaria magnitud. Esos destellos siempre han sido germinados por líderes de sentido: líderes genuinamente inspiradores.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.