Marca personal, inspiración y atrevimiento: el enlace nunca sospechado

Publicado por en Cambio personal, Ciencia y Management, Inspiración.

Estamos acostumbrados a ver la realidad en polaridades, una de las cuales está definida por lo moderno en un extremo y lo clásico en el otro. Así, la marca personal pertenece a la constelación de significados actuales e innovadores, mientras que la inspiración tiende a relacionarse con la antigüedad y con lo ancestral. Sin embargo, como en la mayoría de conexiones cruzadas interesantes, hay un arco temporal y conceptual que insospechadamente enlaza ambos términos.

La inspiración es un fenómeno repentino y fugaz. De súbito y sin previo aviso una serie de ideas se nos aparecen como algo nuevo, como la solución a un problema o como algo extraordinariamente motivador. Sin embargo, uno de los aspectos que rara vez se menciona en este extraordinario suceso es que es profundamente subjetivo. Es decir, es algo que está relacionado con nosotros mismos, con la forma en la que vemos la vida y con el sentido último que buscamos en ella. No todo inspira por igual a todo el mundo.

La marca personal, por otro lado, es la manera que tenemos de presentarnos, sobre todo en el mundo profesional. Y obviamente nace de lo que somos, de lo que sabemos hacer o de lo que esperamos aportar al mercado.

El asunto clave está en que, mientras algunas personas ven una relación evidente entre aquello que les inspira y lo que quieren decir al mundo a través de su marca personal, otras tienden a definir la suya dependiendo más bien de lo que el mercado parece priorizar o demandar.

Y aquí viene la cuestión del atrevimiento: atreverse, en este caso, tiene que ver con escuchar los dictados de la inspiración, porque nacen de nuestra subjetividad, que no es otra cosa que lo que en el fondo somos, dentro de lo cual está también lo que somos profesionalmente.

Atreverse significa entonces coleccionar inspiraciones para dar forma a nuestra marca personal, porque solo así será verdaderamente personal. Y solo así será una marca: algo nítidamente diferenciable del resto de propuestas de valor que habitan el mercado. Ese ancestral ser uno mismo que tantas veces repetimos, pero al que no siempre somos fieles quiere decir, también, escuchar nuestros momentos de inspiración para dar forma a la manera en que nos presentamos en la arena profesional.

Deja un comentario

  • Nombre (obligatorio)
  • (no será publicado) Email (obligatorio, no será publicado)
  • Website

Escribe tu comentario aquí...

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.