última Estrategia
Se recomienda reducir posición a la mitad en Iberdrola

México acerca a BBVA al consejo de venta: Turquía la única esperanza para evitar el 'semáforo rojo'

7:10 - 17/07/2020

Los bancos españoles han sufrido mucho ante el parón de la economía mundial debido a la pandemia. De hecho, junto con el turismo es uno de los sectores que más recortes han sufrido en sus previsiones de beneficio neto, que peor han encarado la recesión en el mercado de valores y que ha visto cómo sus recomendaciones se deterioraban. BBVA no ha sido ninguna excepción: durante estas semanas ha ido perdiendo el beneplácito de una gran parte de los analistas, lo que le ha llevado a estar muy próxima a que el consenso de mercado aconseje vender.

Jonathan Tyce, analista de entidades financieras para Bloomberg Intelligence, comenzaba señalando en uno de sus últimos informes sobre la compañía que "la forma de la recuperación económica y el comportamiento de los consumidores determinará la trayectoria a largo plazo de los cobros de los créditos". Con este análisis, destacaba la dependencia que tenía la firma vasca de la vuelta a la normalidad, para alcanzar la estabilización de la situación del banco.

Estas preocupaciones las comparten una gran parte de los analistas, que estudian el comportamiento de la firma. De tal manera que, cerca del 30% de ellos aconsejan salir de su accionariado. Asimismo, los expertos no le ven mucho recorrido a sus títulos y el consenso de mercado le otorga a sus acciones un potencial alcista para dentro de doce meses de un 5%.

En el mercado de valores, la situación también es bastante complicada. En un primer momento, sufrió, al igual que la mayoría de las empresas europeas, una debacle en el mes de marzo que llevó a la firma a sus mínimos históricos. Desde ese momento, ha recuperado un 20% de lo perdido, pero sigue alejándose cerca de un 40% de los niveles que marcaba previos a la crisis.

A todo esto se le suma que las previsiones de beneficio neto están sufriendo los estragos del parón de la economía mundial. Las estimaciones actuales se han mermado más de un 75%, con respecto a lo pronosticado a principios de enero. De tal manera que se espera que a penas supere los 1.000 millones de euros. La recuperación de sus ganancias netas será progresiva y no volverá a tener un resultado como el de 2019 hasta 2022, año en el que superará de nuevo los 3.300 millones de euros, según los datos recogidos por FactSet.

México preocupa y Turquía relaja

Aún así estas estimaciones no son estables, si no que se enfrenta a diferentes peligros que pueden hacer que mermen aún más la cifra esperada. Deutsche Bank señala que los principales riesgos a los que la vasca tendrá que hacer frente son "la posibilidad de un capital más débil de lo esperado, una potencial regulación más restrictiva, movimientos en los tipos de interés y, sobre todo, que la situación macroeconómica empeore por culpa del coronavirus en países como España, Turquía y México".

La preocupación por el país de centroamericano es él que más atención obtiene por parte de los expertos. Desde el banco germano señalan que "sus negocios en el país son los culpables del socavamiento de su rendimiento". Un análisis que también comparte Tyce, que apunta a que "el perfil de BBVA está bajo una gran presión, ya que el agravamiento de la pandemia en suelo mexicano es un serio problema para la compañía, ya que es uno de sus mercados más importantes, que supone el 45% de sus ingresos".

El respiro proviene de Turquía. La mejor gestión del virus por parte del Gobierno del país otomano ayudará a que la firma de Bilbao equilibre su balance de cuentas. Así lo destacan desde Deutsche Bank que recalcan que "los volúmenes de sus negocios en Ankara son mejores de lo inicialmente esperado y la imagen del primer trimestre de 2020 ha sido muy buena". También señalan que "su programa de "paycheck protection" está superando todas las expectativas".

De hecho, la entidad alemana es uno de los pocos bancos de inversión que valora de forma positiva el comportamiento de los negocios de BBVA. Aconsejan entrar en su accionariado, porque, al igual que la mayoría de los analistas recogidos por FactSet, confían en que su recuperación se materialice en 2022.

Cotizaciones

BBVA
5,72
+2,18%