Becarios requetefinos

En verano, es habitual que las empresas contraten becarios para sustituir a los que trabajamos durante todo el año. En elEconomista hemos cogido quince. Pero cual ha sido mi sorpresa que antes de entrar se han marchado cinco. Unos porque los horarios de trabajo eran muy largos, otros porque no tenían aún mesa u ordenador individuales. En fin, que estoy sorprendido. Cuando yo empecé nos rifábamos los puestos de becario y no nos preocupaban mucho las condiciones. Debe ser que me he hecho mayor. Nunca he confiado en las cosas fáciles. Los perros no se atan con longaniza. Los resultados no suelen llegar sin esfuerzo.

P.D. Agradezco vuestras adhesiones y también las críticas en el asunto de los sellos. Pero quiero desanimar al lector que anuncia el inicio de una huelga de hambre. Creo que es mejor protestar de manera colectiva, que hacerlo de forma individual y poniendo en riesgo la salud. Además, hay que esperar a ver qué hace el Gobierno. En elEconomista tenemos la sensación que ellos mismos están confundidos y pensando que quizá los jueces se han excedido. Hay que dejar claro que la intervención la realizaron los fiscales de Anticorrupción a instancias de Hacienda y no el Gobierno. Lo que ocurre es que éste tiene una responsabilidad subsidiaria y debe indemnizar si se demuestra que la Fiscalía, como parece, se ha excedido en sus funciones. Lo digo porque alguno de vosotros decís que vamos contra el Gobierno y no es así. Criticamos a los fiscales. En fin, que aunque alguno se empeñe, no nos movemos por la política. Otra cosa es lo que cada uno quiere deducir. Otra vez, quizá sea al revés. ¿Os acordáis de lo que publicamos de Zaplana?

10 comentarios en “Becarios requetefinos”

  1. Pablo Indignao dice:

    Disculpe usted como he transmitido lo que queria decir, quizá me haya excedido pero es la indignación. Ya sé que las actuaciones son por parte de la fiscalia gracias a un informe de una inspectora de hacienda, pero no podemos olvidar que la fiscalia tiene una relación importantísima con el Gobierno, es decir se podría decir que es el brazo acusador de ellos mismo, o al menos me permito decir esto. Y ya se que vosotros no vais contra el Gobierno, cosa que en realidad me alegra ya que vuestra información sigue siendo como siempre la más pura que he encontrao, simplemente un lector se puede permitir el lujo de decir más cosas que un periodista, y actúo conforme a ese derecho. De todas formas me reitero en mis disculpas si mi tono no ha sido el adecuado y vuelvo a felicitaros con el mayor de mis honores. Por cierto me ofrezco de becario, acabo dentro de una semana el segudno curso de administración y direccion de empresas y derecho, me encantan los temas económicos y podría ser una buena voz en esto de los sellos en cuanto a lo cerca que me toca. Cuidaros por alli y seguir así. Un abrazo.

  2. R dice:

    Es un problema generacional. Estos jóvenes están acostumbrados a que les den todo y son incapaces de afrontar cualquier adversidad. Si pintan bastos se van a casa de los papas. Pues no están las cosas muy boyantes en la prensa para ir de exquisito.

  3. Becario dice:

    Lo de que los becarios se hayan marchado porque no contaban con las condiciones necesarias para trabajar me parece razonable. Yo soy becario en una publicación del sector informático y para el trabajo que hago (que es el de redactor normal, como uno más) necesito lo mismo que tienen mis compañeros, a saber: una mesa, un ordenador y un teléfono como mínimo. Eso si quieren que haga el trabajo. Otra cosa, claro está, es “salir por patas” antes de ver el percal, quizá deberían haber esperado un tiempo, para ver por dónde iban los tiros…

    En cuanto a lo de rifarse las becas: pues depende del sitio, conozco a becarios que estuvieron en medios de comunicación llevando cafés -literalmente- y a otros que aprendieron mucho (como es mi caso) porque desarrollaban trabajo de redactor (lo que no deja de ser una explotación por el salario que se cobra). Pero bueno, el de las becas es un tema complicado que merece un análisis más profundo que la entrada de un blog.

    Por otro lado, mis felicitaciones: me gusta el periódico y me gusta la web. Ánimo porque ya estaba cansado de CincoDías y Expansiones.

    Un saludo.

  4. conete dice:

    A los becarios en la mayor parte de los casos les tratan mal, o por lo menos en mi experiencia personal, y no cobran nada y meten más horas que la pera….en el sector de la comunicación da la casualidad que tengo amigos que han realizado estas funciones metiendose días de sol a sol y les han pagado 60 euros en tres meses.La esclavitud se acabo hace ya tiempo, por lo menos en nuestro país, si eso es acomodarse……espero que en El Economista les tratéis bien.

  5. Mariote dice:

    Hola a todos:

    En general, las condiciones laborales de los becarios son lamentables y una mera tapadera para pagar cuatro duros a los jóvenes que hacen el mismo trabajo que los demás..

    Y claro, no se han ido por las largas jornadas y la falta de material..sino porque “SON UNOS SEÑORITOS”…

    Os recomiendo que reviseis las tareas que puede hacer un becario sin un ordenador, por favor..BINGO!!: llevar cafés.

    Tema peligroso éste, no te recomiendo que sigas con el tema, sino quereis que se os llene la página de becarios en busca de venganza…

    Un saludo y tratad bien a los becarios, la excusa del “abuelo cebolleta”: “cuando yo empecé…”, “en mis tiempos..” , NO TIENE SENTIDO EN ESTOS DIAS…LAS CONDICIONES HAN CAMBIADO, NO LO OLVIDÉIS.

    Un saludo!

  6. Pablo Indignao dice:

    ANTIPARA: sigo discrepando de verdad, comprendo que hayas tenio experiencias negativas en tus inversiones, pero nos podemos conformar por la negligencia regulatoria de la administración, quebrar la confianza en el tráfico jurídico es lo peor que le puede pasar a una economía. Además en este caso filatélico estamos hablando de cambio de criterios contables, he estudiado contabilidad y te aseguro que cualquier empresaria puede quedar insolvente si se le cambia de la noche a la mñana el criterio contable, porque aunque nos pese la contabilidad es muy subjetiva, y si nos informas la propia Afinsa intento regular el mercado con el código de buen gobierno en el ámbito filatélico, adelantándose a la implantanción oficla del código de buen gobierno que por ahora solo recomienda la CNMV. Este caso es complejo pero mientras más lo estudio más interrogantes me aporta, de ahí mi indignación de la negligencia de la administración que se ha saltado a la torera cual principio de presunción de inocencia tirando por la borda la imagen de una empresa que no había demostrado ningún atisbo de irregularidad. Esto nos desprotege al ciudadano medio de forma terrible y nos expone a un sin fín de ataques por parte de cualquier ente, llamese fiscalía, AEAT, Gobierno o grupos de gran influencia economica-financiera

  7. Pedro dice:

    Si que es verdad uqe ahora los becarios exigimos más. Pero también es verdad que antes uno empezaba como becario y luego tenía la posibilidad de quedarse o prosperar. Ahora, para muchas empresas la palabra becario es sinónimo de trabajo gratuito y legal en las condiciones que sean. ¿Verdad que sin expectativas no hay motivación? Entonces como no espera que se vayan antes de empezar. Quizás encontrasen una faena con más posibilidades… ¿quien sabe?.

    No obstante su reflexión es interesante, y el tema sin duda es algo polémico y yo mismo tendría mucho de lo que hablar.

    Fdo: Pedro

  8. pedropablo dice:

    Ha pasado un mes y medio desde que me quedé sin trabajo real, por las “supuestas” conclusiones de unos investigadores: creyeron encontrar un desastre económico tal, que hundiría a este país! (en proceso de emergencia económica, “sólo comparable a tiempos pasados, cuando sobre territorio español no llegaba a ponerse nunca el sol”…..)
    Por primera vez en mi dilatada vida como trabajador o agente comercial, algunas veces contratado como asalariado y otras como autónomo, supongo que paso a engrosar las lista de desempleados de este país de empleo precario… La pena para papá estado es que no me puede pagar una prestación por desempleado,no me puede dar la “ayuda social” que preciso, aunque el motivo de tal situación no lo haya provocado yo directamente,(¿o sí?)… Por eso, los “pocos”agentes comerciales de estas dos empresas intervenidas, no debemos figurar en esas estadísticas que tanto les gusta anunciar a los políticos de turno cuando les va bonito y que callan cuando no les pinta bien…
    Aparte del valor que tengo intervenido, cuyo destino era que me hiciera más tranquila la vejez, (porque no me fío de que papá estado lo vaya a hacer por mí) sigo teniendo salud y por tanto seguiré trabajando, que es lo que dignifica a algunos, que así lo creemos… no voy a dejar de luchar para que la justicia se aplique, no con el ímpetu de los jóvenes de 20 años, sí con la experiencia, porque para eso están las leyes,¿o?…

  9. swaption dice:

    Pues yo creo que aunque tenéis razón en vuestros comentarios, yo también he sido becario y cobrando mierda.
    Traer cafés no me ha tocado en demasía (porque al final nadie que tome más de 5 cafés tiene salud suficiente X-DD).
    Yo creo que hay una parte que viene por la educación de la generación que me lleva 5-10 años y la mejora de la situación económica.
    En primer lugar yo cuando iba a la universidad me enfrentaba a las tasas de paro que todos conocimos, pues claro había peleas para asegurarte un trabajo de becario que te pudiese llevar a empezar con buen pié, luego nuestros padres nos educaban en la adversidad, en que teníamos que trabajar y esforzarnos, ahora crecen más en otra filosofía (que ojo les puede llevar al inconformismo, a moverse de puesto de trabajo y a buscar cosas mejores!!!).
    Por cierto, has preguntado a los 10 becarios que quedan dónde se fueron los 5? Se fueron a casa o a otro trabajo?

  10. Amador dice:

    Sospecho que se fueron a otro trabajo. Gracias

Deja tu comentario

De conformidad con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos serán incorporados a un fichero propiedad de EDITORIAL ECOPRENSA, S.A. (en adelante, El Economista) con la finalidad de gestionar su utilización de los blogs. Usted puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a El Economista. C/ Condesa de Venadito, 1- 3º 28027 Madrid. elEconomista podrá limitar, total o parcialmente, el acceso a sus servicios a determinados Usuarios, así como cancelar, suspender, bloquear o eliminar determinado tipo de contenidos si tuviese conocimiento efectivo de que la actividad o información almacenada y/o difundida es ilícita o de que lesiona bienes o derechos de un tercero. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización que los Usuarios hacen de los servicios y, por consiguiente, no garantiza que los Usuarios hagan un uso diligente y/o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los Usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos. elEconomista excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los usuarios o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que los usuarios proporcionan a otros usuarios acerca de sí mismos y, en particular, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través del portal.