La copa de Zapatero

Estuve anoche en la copa de Navidad que ofrece cada año Zapatero en su guarida de La Moncloa. El presidente se mostró pesimista: “2010 ha sido un año duro y 2011 va a ser igual”. También se preocupó por las pensiones, que según él no hay más remedio que alargar la edad de jubilación e insistió, sobre todo, en que ahora la prioridad es que las cajas se fusiones y se saneen para que puedan comenzar a dar préstamos. Aunque tarde, Zapatero comienza a ser consciente de la difícil situación que vivimos y está dispuesto a cumplir lo que ha prometido. La única cuestión en el aire, que negó por activa y pasiva, es si en 2011 habrá que acudir al fondo de rescate y si en caso de nuevos ataques especulativos de los mercados está dispuesto a tomar más medidas. “No hay más de lo que se ha anunciado”, afirmó tajante. La frase nos sonó ya a oída, teniendo en cuenta las veces que en 24 horas cambia de opinión. Yo le daría un consejo: tome las medidas antes de que las exijan los mercados y ya verá como no hay peligro de rescate.

Los comentarios están cerrados.