Buscar
última Estrategia
Recomiendo comprar al 50% de un lote CARNIVAL (CCL) y la francesa PLASTIC OMNIUM (POM)

¿Qué pasa si la Fed baja sólo 0,25 puntos?

Ainhoa Giménez, Bolságora
17/09/2007 - 0:17

Por fin llegó la hora. Después de un mes de interminables debates e interpretaciones sobre cuál debe ser la actuación de la Reserva Federal, mañana es el día en que Ben Bernanke y compañía deben retratarse definitivamente. El dólar y el petróleo reducen las probabilidades del recorte de 0,50 exigido por los alcistas.

Está más que asumido que habrá una rebaja de tipos, puesto que la crisis de crédito está empezando a afectar a la economía real (como demostró el dato de empleo de agosto). Pero hay gran incertidumbre sobre la magnitud del recorte: ¿0,25 ó 0,50 puntos? Y si sólo son 0,25, ¿cómo se lo tomará el mercado?

El hecho de que la Fed bajara el tipo de descuento el 17 de agosto en 0,50 puntos para tranquilizar a unos mercados que se derrumbaban hacía suponer que la bajada del tipo oficial iba a ser de la misma magnitud. De hecho, los futuros sobre los 'Fed funds' seguían considerando el viernes que era el escenario más factible, con un 58% de probabilidades. Sin embargo, sólo dos días antes esta probabilidad era del 74%.

¿Qué ha pasado? Pues dos fenómenos que se suman a los argumentos por los que Bernanke desearía no bajar tipos, aunque Wall Street no reaccionó a ellos la semana pasada: los máximos históricos del petróleo y del euro frente al dólar. Dos elementos que aumentan notablemente las presiones inflacionistas y que se añaden al famoso riesgo moral de dar a entender a los inversores que juegan sobre seguro porque la Fed les rescatará siempre que haya problemas (el 'Greenspan put' reconvertido en 'Bernanke put'). Además, otros indicadores adelantados muestran que la economía sigue creciendo, aunque sea a un ritmo menor.

El petróleo y el dólar, a la carga

Como es sabido, una moneda débil encarece el precio de los productos importados, algo muy relevante en una economía con un déficit exterior tan grande como EEUU (el segundo mayor del mundo después de... España). Del impacto inflacionista del petróleo no hace falta decir nada, basta con escuchar a nuestros gobernantes cada vez que presentan el IPC del mes.

Pero esta combinación actual es especialmente grave: "Si el precio del petróleo se eterniza en estos niveles y no experimenta la caída otoñal de los dos últimos años, podría contribuir al riesgo de estanflación: impulsando los precios a la vez que deprime la actividad económica", explica John Authers, columnista del 'Financial Times', que añade que la debilidad del dólar enmascara la situación económica en EEUU, al aumentar de forma artificial los ingresos de las empresas en el exterior.

Por eso, no es extraño que a la Fed no le apetezca lo más mínimo bajar los tipos, y mucho menos medio punto. Sí, tiene que tratar de evitar una recesión, pero los riesgos en que incurrirá son muy altos, como ya hemos publicado aquí. La semana pasada, Martin Feldstein reconocía estos riesgos pero consideraba que el peligro de recesión es mucho más importante. Eso sí, admitía que, si finalmente no hay recesión y la Fed baja mucho los tipos, le va a costar mucho trabajo volver a controlar la inflación.

Entonces, ¿qué puede pasar en el mercado si la Fed hace lo que le pide el cuerpo, que es bajar sólo 0,25 puntos? Los observadores consideran que dependerá del comunicado que acompañe a la decisión. La primera reacción, según la mayoría, será de decepción. Pero algunos analistas piensan que el mejor escenario puede ser ése.

0,25, ¿el mejor escenario posible?

Eso ocurrirá si el comunicado es contundente en afirmar que es la primera bajada de una serie que puede ser muy larga si la economía lo necesita: "A los inversores les gustará eso tanto o más que un recorte de medio punto con un comunicado que indique que se trata de una acción aislada para calmar los mercados", según John Norris de Oakworth Capital.

"Si la Fed baja 50 puntos básicos, habrá que preocuparse por la salud de la economía. Si se limita a decir que va a mantenerse vigilante del mercado subprime y que puede bajar dos veces más antes de fin de año, sería el mejor escenario posible", añade Scout Martin de Astor. Es más, "una bajada de 50 puntos puede volverse contra la Fed porque puede dar al mercado la impresión de que la economía está mucho más débil de lo que los inversores pensaban", según Vincent Boberski, de FTN Financial. Y en el caso contrario, si sólo baja 0,25 puntos, los más pesimistas considerarán que una recesión será inevitable.

En consecuencia, a las dificultades del propio dilema de Bernanke hay que añadir la incertidumbre sobre cómo se tomará el mercado cada escenario posible. Demasiada incertidumbre como para seguir confiando en que la recuperación de la semana pasada continúe sin problemas en Wall Street.