Al pan, pan y al vino, vino

Que la Caja de Castilla La Mancha tiene graves problemas era un secreto a voces. Que el Banco de España la tenía que haber intervenido hace meses, también. Lo que no se esperaba nadie, es que se intervenga, se quite a los gestores y se diga que se trata de “un problema transitorio de liquidez” y que la entidad es solvente, cuando ni la auditora fue capaz de certificar las cuentas de 2008. Parece que la intención de Solbes y del Banco de España es gastar 9.000 millones en restablecer el equilibrio financiero y ponerla de nuevo en funcionamiento. Claro, que el dinero no lo pone Solbes ni Fernández Ordóñez, sino los contribuyentes como usted o yo. ¿Y si el nuevo gestor es tan manirroto como el anterior, qué hacemos? Lo mejor sería aprovechar para profesionalizar la gestión de las cajas de ahorro de una vez, y llamar al pan, pan y al vino, vino, porque si no nadie se volverá a fiar de las entidades financieras

Los comentarios están cerrados.