Universidades

Cameron rechaza expulsar a recién graduados

El plan de la ministra de Interior británica, Theresa May, de enviar a los estudiantes extranjeros a casa después de graduarse ha sido bloqueado por el ministro de Finanzas, George Osborne, en medio de advertencias de que la medida podría dañar las universidades británicas y las empresas.

Los estudiantes internacionales podrán permanecer en Reino Unido un tiempo máximo de cuatro meses tras finalizar su curso. Si consiguen un empleo pueden cambiar su visado de estudiante por uno de trabajo. Además, tienen que recibir un salario mínimo de 20.000 libras (25.000 euros).

Según datos oficiales, en 2013 ha-bía 121.000 estudiantes no comunitarios en las islas británicas, de los cuales sólo 51.000 regresaron a sus países, lo que significa que 70.000 siguen en Gran Bretaña con sus visas caducadas. Finanzas calcula que para 2020 aumentará en más de un 6 por ciento la llegada de alumnos internacionales (unos 600.000).

La negativa de llevar a las elecciones de mayo la propuesta de expulsar a los egresados foráneos es por una causa puramente económica. Los alumnos no comunitarios ingresan en las arcas públicas entre 10 y 13 millones de libras al año (unos 16 millones de euros) en concepto de tasas de matrícula, gastos de manutención, alojamiento, etc. Además, un estudiante internacional paga tres veces más que uno británico, unas 9.000 libras (11.480 euros).

Inglaterra no está dispuesta a perder más dinero por sus medidas restrictivas. El número de alumnos internacionales y de la Unión Europea cayó de 311.800 en el curso 2011/12 a 307.205 en 2012/ 13, según el Higher Education Funding Council de Inglaterra. Sin embargo, las solicitudes de visados han crecido en 2014. Las solicitudes de visa estudiantil han aumentado un 2 por ciento en septiembre del año pasado, con un incremento del 4 por ciento para las universidades para las Russell Group, líderes en investigación.

Esta propuesta la realizó la ministra de Interior porque desde su Gobierno se quiere controlar la inmigración. May sostiene que más del 25 por ciento de la inmigración en Gran Bretaña es a través del sistema de visa de estudiante. El colectivo indio habría sido el más afectado, puesto que es uno de los países que más estudiantes envía.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin