Turismo y Viajes

El ICTE trabaja en una norma del turismo sanitario

Entre las modalidades turísticas con gran potencial para la atracción de visitantes extranjeros figura el llamado turismo sanitario. Su desarrollo bajo parámetros de calidad exige, según reivindican desde el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), una norma específica que regule la oferta de manera voluntaria y análoga a como se ha hecho en otros muchos subsectores turísticos -del hotelero a la restauración, pasando por las playas o los palacios de congresos-.

"Es necesaria una herramienta que gestione el turismo de salud en España", ha declarado Miguel Mirones, presidente del ICTE y también de la Asociación Nacional de Balnearios (ANBAL). Mirones argumenta que el desarrollo del turismo sanitario es imparable y que lo deseable es promover una norma de calidad que homogeneice su funcionamiento y servicios.

De hecho, el ICTE ya trabaja en la estructura de una especificación técnica para certificar el proceso de atención al "turista-paciente" en los establecimientos sanitarios. Generando y garantizando una oferta de turismo sanitario de alta calidad, España tendrá opción a atraerse una cuota representativa de los alrededor de 9 millones de europeos que viajan cada año por razones médicas. Personas que suelen viajar acompañadas y cuyo gasto promedio supera notablemente al turista convencional.

Un paso importante en este sentido ya se dio en julio de 2013, con la constitución del Clúster de Turismo de Salud, cuyo primer objetivo era analizar la situación del sector. En este Clúster estaban involucradas las asociaciones sectoriales vinculadas al turismo sanitario: la Asociación Nacional de Balnearios (ANBAL), la Federación Nacional de Clínicas Privadas (FNCP), la Federación Empresarial de la Dependencia (FED), la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) y la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV). Otro paso adelante más fue la presentación en octubre del informe "Turismo de Salud en España" bajo los auspicios de la Secretaría de Estado de Turismo.

Ahora, el ICTE sigue adelante con el trabajo iniciado y la vista puesta en la definición de una norma de calidad cuyo cumplimiento permita ostentar en cada establecimiento la 'Q' de Calidad Turística. Dicha norma debe servir para balnearios, clínicas privadas, centros de dependencia, servicios de alojamiento, intermediación turística y de restauración. "Se trata de otro paso más para aunar fuerzas desde distintos sectores, el sanitario y el turístico, para promover el turismo español y que, además, en el futuro permitirá unirse a empresas que desarrollen actividades complementarias", concluye el presidente del ICTE.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum