Tecnología

Probamos el robot aspirador con navegación láser más asequible, el nuevo Tesvor S4

  • Cuenta con sistema de radar LiDAR pese a su bajo precio
  • Se conecta con la app y mapea nuestro hogar

Tesvor ha potenciado su apuesta en España con el lanzamiento del S4, su nuevo robot aspirador que destaca por un precio más bajo de lo habitual en un modelo con LiDAR.

LiDAR, por supuesto, es la tecnología de radar láser usada en todo tipo de productos para detectar la presencia de objetos y obstáculos, y que tal vez reconozcas por su uso en el desarrollo de coches autónomos. Pero también se usa mucho para robots aspiradores, que hasta no hace mucho debían depender de otros sistemas, como cámaras, para detectar mesas y paredes.

El problema es que LiDAR no es una tecnología barata, así que el precio de la inmensa mayoría de los dispositivos que la tienen no baja de los 300 euros. Por eso, es llamativo que ahora llegue el Tesvor S4, con un precio de partida de 299,99 euros, pero que ya está disponible por 280 euros en Amazon.

Barato pero inteligente

Puede que la marca Tesvor no te suene mucho, pero la verdad es que lleva años siendo protagonista de las tiendas de importación desde China; ofrece una variedad de robots aspiradores con navegación inteligente, algunos incluso con opción de mopa. El pasado mes de noviembre, Tesvo desembarcó en España de manera oficial con el S4, un modelo que sólo es aspirador, pero que destaca por la navegación por láser; lo hizo en colaboración con Ziclotech, que será la encargada de distribuir y ofrecer servicio técnico en nuestro país con una garantía de dos años.

Con el S4, estamos ante un robot aspirador grande, con un depósito de polvo de 600 ml y que promete muchas funciones inteligentes gracias a la conexión con la app oficial. Estéticamente, no se diferencia mucho de otros dispositivos parecidos; al fin y al cabo, poco se puede innovar cuando está claro que la forma circular es la mejor para navegar por la casa sin quedarse atascado. Pese a eso, destacaré el esquema de color usado, un elegante azul muy oscuro, casi negro, con un depósito en azul transparente. Sí hay que decir que es un dispositivo pesado, lo que puede ser una molestia si alguna vez tenemos que cogerlo para desenredar un hilo, por ejemplo.

Lo realmente interesante del diseño de este dispositivo está en sus funcionalidades, por supuesto; y en concreto, en la manera en la que navega por nuestra casa en busca de suciedad. Como en otros modelos parecidos, el S4 cuenta con un frontal que se puede hundir; de esa manera, cuando inevitablemente choca con un objeto inamovible, no se rompe, registra su presencia, y puede dar la vuelta o continuar en otra dirección.

La parte que hace destacar a este modelo sobresale en la parte superior, y es el radar LiDAR. Es lo que permite a este dispositivo 'ver' lo que tiene delante y tomar decisiones más inteligentes. Por ejemplo, hubo una ocasión en la que puse una caja vacía en medio del salón y se me olvidó quitarla. Cuando el robot estaba haciendo la limpieza, se topó con la caja, y aunque probablemente podría haberla empujado, la detectó y decidió no seguir adelante; en vez de eso, la rodeó y continuó por donde hubiera seguido si la caja no estuviese ahí.

El LiDAR también sirve para crear un mapa más preciso de nuestro hogar, en vez de uno generado en base a suposiciones y 'golpecitos'. En mis pruebas, supo detectar muy bien los bordes de las paredes y la presencia de mesas y otros muebles; generar el mapa es un proceso continuo y su precisión nos puede sorprender. Por ejemplo, es capaz de detectar puertas cerradas antes de llegar a ellas, y sólo dedicarse a la limpieza de las zonas que están a su alcance, o a las que podrá llegar con la batería que tiene.

Una app completa

Aunque el sistema de mapeado sea muy bueno, los algoritmos no lo son tanto; por ejemplo, en mi caso la detección de habitaciones es un poco extraña, y considera la cocina y el cuarto de baño como una sola habitación, pese a las puertas y al pasillo que hay entre ambas.

Aquí es donde la app nos ayudará mucho. Podemos modificar las salas detectadas por el robot, ayudándole a definir mejor cada habitación y así organizar mejor la limpieza; también podemos definir zonas restringidas, en las que el robot nunca limpiará por cualquier razón (como que tengamos cables u objetos con los que no queramos que se choque).

Usar el robot es tan fácil como pulsar uno de los botones que tiene; o bien podemos usar la app para iniciar un programa básico. Desde la app también podemos indicar el área en concreto que queremos limpiar, o la habitación en la que queremos que se centre. Incluso podemos activar el control remoto, y mover el robot directamente con botones en la app.

Además, Tesvor nos ofrece la posibilidad de asociar nuestro asistente de voz favorito, entre Alexa y Google Assistant, por lo que podemos simplemente pedir que inicie la limpieza diciéndolo en voz alta.

Aunque hay muchas cosas que elogiar en esta app, también hay otras que me han molestado, por decirlo de manera suave. En concreto, asociar el robot con la app móvil ha resultado ser todo un calvario, por culpa de un proceso más confuso de lo que debería, y la app simplemente negándose a detectar el dispositivo, ni en un iPhone ni en un Android. El proceso implica seleccionar el modelo y meter la contraseña de tu red WiFi; hasta ahí, todo bien. Pero entonces, tienes que ver unos vídeos tutoriales que por alguna razón vuelven a explicarte las partes que ya has hecho; a continuación, tienes que cambiar la red Wifi que usa tu móvil por la que tiene el propio robot; eso es porque no tiene Bluetooth ni otra conectividad. Es ahí donde se me quedaba 'pillado' constantemente.

No ayudó en absoluto que, por defecto, la voz del robot me estuviese hablando en alemán (se puede cambiar a español una vez que has asociado el robot con la app). Finalmente, conseguí conectar el robot, pero no tengo ni idea de qué es lo que hice diferente. Esta instalación fue una de las experiencias más frustrantes que recuerdo, y el aspecto en el que Tesvor tiene más que mejorar, sin duda alguna.

Competente y duradero

Este mal trago no ha sido suficiente para malograr una experiencia que, por lo demás, es muy buena. Es un robot muy capaz, que ha conseguido acabar con el polvo y la suciedad de manera rápida y sin tener que mover ni un dedo. Y lo ha hecho de manera inteligente, no sólo en el movimiento sino en el funcionamiento: la autonomía alcanza las 2 horas, y la base de carga es fácil de instalar y el robot es capaz de volver automáticamente cuando lo necesita, para cargar en un periodo de entre 4 y 6 horas.

Con todo, el Tesvor S4 se plantea como una gran alternativa a los robots aspiradores más conocidos del mercado, con un precio muy bajo para toda la tecnología que tiene. Es cierto que hay asperezas por limar, especialmente en la configuración, pero una vez solventadas, la experiencia no es mala en absoluto.

El Tesvor S4 ya está disponible en Amazon por 279 euros.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.