Tecnología

Cellnex pujará para ofrecer telefonía móvil en el metro de Londres

  • Compite por el servicio de la línea 'Jubilee', la primera de la ciudad
  • Rivalizará con Axia SC Consortium, BAI Com y Wireless Infrastructure
  • El servicio de 4G deberá estar disponible en marzo de 2020
Aspecto una estación de la línea 'Jubilee' londinense.

Cellnex Telecom ha sido preseleccionado por Transport for London (TfL) junto con otras tres compañías de telecomunicaciones para dotar de conectividad móvil la primera línea de metro de Londres. Se trata de la línea 'Jubilee', entre las estaciones de Westminster y Canning Town, que servirá de inicio para extender el servicio en toda la red de metro londinense. Además del grupo español, compiten por el mismo contrato Axia SC Consortium, BAI Communications y Wireless Infrastructure Group.

El encargo de Transport for London consiste en desplegar la cobertura de telefonía móvil 4G en el interior de los vagones del metro, lo que supone más de 2.000 kilómetros de cable, para que puedan funcionar en movilidad a partir de marzo de 2020.

Acto seguido, la empresa pública de transporte extenderá la iniciativa en toda su red a mediados del próximo año, en un nuevo concurso, para dar servicio a los más de cinco millones de pasajeros que utilizan este medio de transporte cada día. El desafío tecnológico se presume ambicioso ya que se trata de ofrecer una conectividad que no se colapse en los momento de más afluencia de pasajeros.

En el caso de Cellnex, el grupo ya responde a retos similares como supone el hecho de garantizar la banda ancha móvil en recintos deportivos como el estadio de fútbol Wanda Metropolitano, entre otros. Hasta el momento, los por medio de puntos de acceso WiFi situados en las estaciones, pero esa final se pierde cuando se subían al vagón y este comenzaba a circular.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.