Videojuegos

Francia legisla y reconoce a los jugadores de eSports como profesionales

El Gobierno francés ha dado un paso adelante en el sector de las competiciones de videojuegos de forma profesional, ya que ha favorecido la seguridad jurídica entre clubes y jugadores de eSports estableciendo un marco regulador.

En concreto, un reciente decreto aprobado este mes de mayo por el gobierno francés ha dado luz verde a la inclusión de diferentes modificaciones en la Ley de República Digital, también conocida como Numérique, así como en el Código de trabajo adaptando de este modo las singularidades de esta industria al ordenamiento laboral francés.

En primer lugar se realiza e introduce una definición del "gamer", considerando como jugador de videojuegos profesional a aquel que participa en una competición de videojuegos a cambio de una remuneración dentro del ámbito de una asociación o una empresa que cuente con autorización del Ministerio Digital.

Del mismo modo que en el caso de los deportistas profesionales, la naturaleza de estos contratos será siempre considerada de carácter temporal, y es que no hay que olvidar que la mayoría de gamers se retiran antes de cumplir los 30 años.

Dentro de esta temporalidad habrá contratos cuya duración será como mínimo por una temporada de videojuegos competitiva no inferior a 12 meses, aunque existen algunas salvedades en las que se podrían formalizar contratos por un tiempo inferior como por ejemplo para sustitución de jugadores, suspensiones de contrato o determinadas competiciones cuya duración sea menor de doces meses. Aún así, los procedimientos para determinar el inicio y el final de las temporadas de videojuegos quedarán regulados.

La duración de este contrato de trabajo no podrá exceder de cinco años y al igual que en la legislación laboral común en España, en caso que el contrato sea fraudulento esta se presumirá indefinido.

Multas y cárcel si no se cumplen las reglas

El hecho de ignorar estas 'reglas del juego' se castigará con la imposición de una multa de 3750 euros que en caso de reincidencia ascenderá hasta los 7500 euros acompañada de pena de prisión de hasta seis meses.

Esta regulación supone un paso más del estado Francés a favor de la industria de los eSports. Habrá que estar atento si tras el movimiento del gobierno galo llega alguna repercusión en España donde el crecimiento de los eSports es exponencial y donde existen carencias en el ámbito laboral, fundamentalmente en materia de formalización  contractual.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0