Status

El chaqué clásico, la recomendación de TomBlack para una boda de mañana o tarde

  • El chaqué clásico es una apuesta segura para futuros compromisos
  • Se puede combinar con un chaleco liso o estampado Príncipe de Gales
Madrid

La firma de sastrería TomBlack está interesada en poner en alza la versatilidad del chaqué clásico como la vestimenta más adecuada para asistir a una boda tanto de mañana como de tarde. Lo cierto y según el protocolo, este traje es la única opción que se puede utilizar en ambas ceremonias.

Así, la firma aconseja un chaqué compuesto por levita negra, pantalón con estampado de rayas y dos opciones de chaleco. La opción más clásica es utilizar un chaleco liso, aunque un chaleco con un estampado príncipe de gales ofrece un matiz más actual. 

La levita

La parte de arriba está personalizada con solapa de diez centímetros para aportar mayor visibilidad a la zona de los hombros, un botón frontal y un escote pronunciado para dejar ver el chaleco. Su largo, sobre todo si es un chaqué clásico, debe llegar hasta la corva de la rodilla.

Los pantalones

Son de corte entallado con una sola pinza a cada lado, para aportar mayor movilidad en la cadera. No lleva trabillas para cinturón, ya que en el chaqué a medida se deben utilizar tirantes, y la cinturilla está desplazada al lateral de la cadera para producir un efecto fajín. Además, se ha añadido un ceñidor trasero para ajustar la zona lumbar en caso de pérdida de peso Y se han escogido bolsillos delanteros diagonales sobre la costura.

El chaleco

El chaleco de la primera opción es liso en color crema y se ha combinado con una camisa celeste de estampado mil rayas y cuello blanco. El objetivo es que haga mayor contraste con la corbata. Además, lleva puño francés, cosido frontal sin tapeta y cuello italiano, ideal para la combinación clásica porque deja ver el nudo de la corbata sin ser un cuello especialmente abierto.El chaleco a juego es cruzado, de seis botones y lleva solapa en punta de lanza para cubrir la camisa y dejar ver parte del chaleco sobre el cruce de la levita.

En la segunda opción la sastrería propone un chaleco cruzado de seis botones con escote redondeado. El propósito es que el cuadro de Príncipe de Gales no tenga demasiada presencia en la parte del cruce. Esta propuesta se combina con una camisa blanca de puño doble para gemelos, pespunte cosido al borde para dar un aspecto más ceremonial y cuello cutaway, que aporta mayor presencia al nudo de la corbata.

El chaqué a medida clásico es una apuesta segura para futuros compromisos en los que se deba que asistir como testigo. Además, se puede utiliza en todas las ocasiones que el protocolo apunte al chaqué y se puede transformar en una prenda totalmente distinta cambiando chaleco, camisa y corbata.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin