Status

Carlos Sainz: "Soy competitivo y no me gusta acabar noveno"

  • "Tengo la sensación de que la gente quiere que me vaya bien"
  • "Estamos acostumbrados a ganar y llegas a la Fórmula 1 y solo gana uno"
  • "Sabes que tienes la capacidad para seguir a tus competidores, pero el coche no"
Madrid

A Carlos Sainz se le ha visto cómodo en los test de Fórmula 1 que se han celebrado esta semana en el Circuito de Montmeló, en Cataluña. Esta temporada es el único piloto español al frente de un monoplaza, de hecho, ocupa el sitio que dejó Fernando Alonso en McLaren. Y la afición tiene ganas de que Sainz tire para delante y la Fórmula 1 reviva la época de gloria que atesoró cuando Alonso ganaba carreras. Los tiempos marcados por Sainz en las sesiones de entrenamiento han dado optimismo a los seguidores. No obstante, mantiene la calma y asegura que los puestos de podio todavía están lejos: dependerá del coche.

Un equipo de elEconomista ha compartido unas horas con el piloto español en el circuito de Barcelona. Lo pillamos a la hora del almuerzo, después de la tanda de entrenamientos de la mañana, mientras comía un contundente plato de espaguetis a la boloñesa. Compartía mesa con Fernando Alonso, que sigue ligado a McLaren como embajador y que mantiene su estrellato en el circo de la Fórmula 1: los aficionados se agolpaban a la salida de la carpa de esta escudería para conseguir una instantánea del bicampeón. Un paseo por el paddock de Alonso es sinónimo de una nube de periodistas y fieles siguiéndole.

Nos sentamos con Carlos a disfrutar de la sobremesa con unos botellines de Estrella Galicia 0,0, nuevo patrocinador de McLaren y compañía que ha acompañado a Sainz en toda su trayectoria en la Fórmula 1, desde sus inicios en Toro Rosso. El piloto español nos cuenta que estas sesiones de entrenamiento son claves para tratar de saber cómo va ir la competición. "Los test es una forma constructiva de trabajo", dice. El objetivo es poner a punto el coche para conseguir el mejor rendimiento en el Gran Premio de Australia, el primero del año, que se celebra el próximo 17 de marzo.

A pesar de la presencia pululante de Alonso por la escudería, Sainz cuenta que lo que les une es una amistad más que otra cosa, porque todavía no ha probado el coche nuevo y entonces no lo puede comentar mucho con él. Además, hasta hace poco eran rivales y por tanto no le ha dado muchos consejos. Sin embargo, es inevitable que la prensa y los seguidores traten de relacionarlos, porque Sainz no solo ocupa el puesto de Fernando en McLaren, sino que muchos esperan que el madrileño sea el próximo Alonso y que la Fórmula 1 vuelva a tener una gran afición en España: "Tengo la sensación de que la gente quiere que me vaya bien", asegura.

"Tengo la sensación de que la gente quiere que me vaya bien"

Una apreciación que no le genera presión. Teniendo el padre que tiene, el piloto ya está acostumbrado a que lo sitúen en la esfera del sustituto o el sucesor. Sainz cuenta que su padre es una persona muy importante para él y un apoyo clave."Él es mi principal fuente de inspiración en cuanto a como afrontar las cosas, el es una de las personas que más confía en mí y más bueno piensa que soy", explica el piloto. "Pero luego, también es mi primer crítico", añade. Además, no descarta pasarse al mundo del rally más adelante.

La importancia del coche

Más allá de referentes, la Fórmula 1 es un deporte que puede resultar muy frustrante para los pilotos: si no hay buen coche, no hay éxito.

Alonso lo sufrió en su última etapa al volante de un monoplaza. Época en la que ni siquiera encontraba la empatía de la afición, que entendían como excusas las razones técnicas que esgrimía el piloto asturiano ante su falta de victoria. En este sentido, Sainz lo tiene claro: "Los retos de esta temporada dependerán solo y únicamente del coche". Además, asume que las habilidades de un piloto solo afectan en un 25 por ciento en el rendimiento, el resto depende del monoplaza.

Por ello, en muchas ocasiones los pilotos tienen que lidiar con la impotencia: "Sabes que tienes la capacidad para seguir a tus competidores, pero el coche no. Eso es impotencia", asegura. Además, todos los pilotos que están en la parrilla de la Fórmula 1 han sido grandes campeones en otras categorías y les cuesta lidiar con la derrota: "Estamos acostumbrados a ganar y llegas a la Fórmula 1 y solo gana uno", dice. "Es un deporte difícil, soy competitivo y no me gusta acabar noveno", sentencia.

"Si la primera carrera el coche está para puntuar, estará para puntuar en todas"

Así, aunque las sesiones de entrenamiento han sido positivas para el equipo inglés, Sainz cuenta que es muy optimista tener como objetivo de la temporada estar en el podium. Una aspiración que por el momento es lejana, pero que se verá el próximo 17 de marzo en el primer gran premio de la temporada. El piloto español sabe que lo que pase en esa competición definirá el resto de la temporada: "Si la primera carrera el coche está para puntuar, estará para puntuar en todas", sentencia. Pase lo que pase, una de las meta clave para esta campaña es que el monoplaza con el que McLaren llegue al Gran Premio de Abu Dhabi, el último del año, sea sustancialmente mejor que el que se presente en Australia.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0