Status

Este el inventor del plumífero ultraligero que todo hombre usa

  • Una prenda que abriga como los plumíferos clásicos pero más ligera
  • Los gigantes del 'fast fashion' han sacado sus propias versiones
Madrid

La copia inspiracional es una tónica habitual del mundo de la moda. Lo que unos inventan, le ponen precio y lo venden con éxito, se convierte en el objetivo de los gigantes de la moda low cost, que gracias a su engrasada maquinaría tienen al poco una reproducción de lo inventado y a un precio comparativo irrisorio. Por fortuna, el valor de ser el primero sigue siendo importante. Un ejemplo de ello es la historia de la firma de moda italiana Herno, que gracias a sus plumíferos ultraligeros no solo han conseguido subir su facturación de los 7 millones de euros de 2005 hasta los 107 de 2018, sino que han inventado un nuevo básico de armario del siglo XXI.

Claudio Marenzi, hijo del fundador de Herno y actual CEO, es el artífice de este éxito. Giuseppe Marenzi fundó esta firma en 1948 y se especializó en las prendas de abrigo contra el agua. Así, sus primeros productos comercializados fueron gabardinas. Lo cierto, Marenzi padre trabajó durante la Segunda Guerra Mundial en una empresa de impermeables. Más tarde, en los sesenta, Herno comenzó a fabricar abrigos de cachemir, trajes y vestidos; y también fue una de las primeras casas italianas en abrir una tienda en Japón. Sin embargo, en los noventa la mayor parte de la producción era prendas para terceros.

Esta tendencia cambia en el año 2005 cuando Claudio Marenzi asume el cargo de director general e impulsa una nueva estrategia basada en hacer marca y producir para ellos mismos: "Es una fortuna familiar en la que decidí apostar. Siendo el CEO de una empresa manufacturera y demostrando a través de la marca lo que hay detrás, este es el desafío que tenía que aceptar", explica Claudio Marenzi en una entrevista a este medio.

Este compromiso tuvo un pan bajo del brazo, Marenzi se sirvió de toda la sabiduría de la empresa para confeccionar un nuevo tipo de abrigo que cimentó el éxito de la nueva estrategia. Se trata del plumón ultraligero, una prenda que abriga tanto como los plumíferos de toda la vida pero que son tres veces más ligeros, menos aparatosos e incluso más elegantes. "(Los abrigos ultraligeros) han sido el punto de inflexión. Nadie antes de nosotros ha concebido los plumíferos de esta manera: ultraligero, tecnología de inyección, nailon con un efecto y sedoso visto en clave sartorial", explica el CEO.

Esta creación ha sido un rotundo revulsivo para la empresa que ha visto como sus ventas han crecido cada año. "En 2005, el volumen de negocios de Herno fue de 7 millones y luego, en poco tiempo, relanzamos la conocida chaqueta ultraligera. En 2018 la facturación fue de 107 millones. En alrededor de 11 años obtuvimos rápidamente un buen resultado, pero la meta aún está lejos", sentencia. Ahora, la firma tiene 12 tiendas repartidas en 8 países y 37 corners de venta.

El secreto del éxito

Este nuevo concepto y las cualidades de este abrigo han convencido a buena parte de los de los hombres y mujeres del mundo que han encontrado en esta prenda una forma fácil y cómoda de resguardarse del frío sin perder elegancia.

Así, gigantes del fast fashion realizan cada temporada sus propias versiones. Un hecho que no preocupa a Marenzi: "En un primer momento podrían ser muy similares, pero si los tocas o los usas, puedes encontrar la diferencia", sentencia. Herno tiene plumiferos a partir de 400 euros.

A pesar del sorpresivo éxito, no es ajeno a la historia de la moda de Italia. Este país siempre atesoró renombre internacional por su calidad manufacturera. Sin embargo, fue en los 90 cuando la industria vivió un boom dando comienzo al Made in Italy: la época de hegemonía de grandes marcas como Prada, Armani, Versace o Dolce&Gabbana, que hicieron que los ojos de la moda viajran de París a Milán.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

yo11
A Favor
En Contra

Los coreanos con capucha son muy superiores.

Puntuación 2
#1