Status

Los Dolomitas italianos, para esquiar en un paraje natural Unesco

Madrid

Los Dolomitas no son unas montañas cualquiera. No. En 2009 fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y se han convertido en uno de los parajes más espectaculares para el turismo invernal de montaña.

En estos meses, los Dolomitas son el destino perfecto para los amantes del esquí con miles de kilómetros de pistas por las que deslizarse, como el enclave Sella Ronda, para muchos la reina de todas las conexiones de esquí que permite conectar esquiando 4 de las mejores estaciones de Italia (Val Gardena, Val di Fassa, Arabba y Alta Badia) rodeadas de picos de más de 3.000 metros como el Marmolada.

Para quienes buscan un plan divertido, con niños y en familia, de fácil acceso y con muchos entretenimientos y alojamientos, la mejor opción es llegar hasta la estación de Alpe di Siusi. Perfecta si se decide esquiar cómodamente o dar un mero paseo de esquí de travesía; hacer patinaje sobre hielo; snowboard, o incluso coger una carroza tirada por caballos y disfrutar de la nieve al trote.

Lo más aventureros tal vez estén encantados en Plan de Corones-Kronplatz, 116 kilómetros de pistas de tres niveles, 260 km de esquí de fondo e incluso la posibilidad de esquiar por la noche, rodeados de un escenario natural espectacular con el que bien supo conjugar la arquitecta Zaha Hadid cuando diseñó el imponente Messner Museo de Montaña, en la cima del mismo pico Kronplatz.

Otro de los atractivos turísticos para los esquiadores es la estación Plose, en Bressanone, con una de las pistas naturales más largas del entorno, Trametsch, casi 9 kilómetros. Pero en los Dolomitas hay propuestas para todos los que buscan nuevas emociones sin necesidad de subirse a unos esquíes. El boom de los últimos años ha sido el trineo: 145 pistas exclusivas para deslizarse montaña abajo a toda velocidad, sentado. Y para aquellos que quieren ir más despacio, en los Alpes hay alojamientos y restaurantes tipo cabañas a las que sólo se puede acceder cómodamente en moto de nieve, como Alpenhotel Panorama, el refugio Zallinger, o el cálido restaurante Fienile Monte.

Una Italia muy germánica

Tirol del Sur-Südtirol ofrece otras muchas propuestas para los amantes de algo más calentito y relajado, como el excelente balneario Termas de Merano, 15 piscinas a diferentes temperaturas de un agua con tantas propiedades medicinales que cautivaron a la mismísima Sissi, Emperatriz de Austria, que hizo de la ciudad su residencia vacacional. Una ciudad con enorme encanto y donde se puede disfrutar de una excelente gastronomía y una gran cultura del vino autóctono. 

La tierra de las manzanas Marlene

Hablar de los Dolomitas y Sur-Südtirol está ligado a las manzanas Marlene. Esta parte de los Alpes italianos es, además, el entorno natural donde crecen las manzanas del sello azul. Toda la fuerza de las montañas y las más de 2.000 horas de sol al año transmiten a Marlene una identidad única que la convierten en la manzana de referencia en muchos hogares españoles.

Marlene es, además, el colaborador de las escuelas de esquí infantil de Alpe di Siusi y Corones-Kronplatz. "Estamos muy unidos al territorio al que pertenecemos, conscientes de que gracias a él y a sus características climáticas nuestras manzanas son tan crujientes y sabrosas" dice Sabine Oberhollenzer, responsable de Comunicación y Relaciones Públicas del Consorcio VOG. "Trabajamos con instituciones locales que son un referente en nuestro entorno, como la escuela Cima de Plan de Corones, y la 3.000 de Alpe di Siusi, que cada año reciben a personas de todo el mundo, no solo de Italia, para guiarlas a través de nuestras hermosas montañas y descubrir la riqueza paisajística de nuestro patrimonio. VOG les proporciona las manzanas para recargar la energía después de la actividad física, y gadgets personalizados para los alumnos a modo de regalo", añade.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0