Status

La croqueta está de moda, se prepara gourmet y se toma en el restaurante

  • La hostelería cada vez está más comprometida con la croqueta de calidad
  • El consumidor se anima cada vez más por sabores raros y originales
Madrid

El 16 de enero se celebró el Día Internacional de La Croqueta, una fecha que puede servir de excusa para dejar a un lado la dieta y animarse con media docena. Una buena forma de rendir homenaje a esta receta y que además hoy en día es fácil de cumplir: la hostelería cada vez está más comprometida con la croqueta de calidad.

La época en que los restaurantes servían croquetas congeladas, esas de bechamel con algún trozo de jamón, o caseras pero con un relleno de dudoso origen es parte del pasado. Como también, el tiempo en que en los hogares se practicaba la cocina de gran calidad, ahora en la mayoría se sale del paso. Un nuevo escenario que ha invitado a que la croqueta casera se independice del hogar y se instale en restaurantes o establecimientos especializados. "Cada vez encontramos una mayor calidad en el mercado. Pero es que además, la gente tiene cada vez menos tiempo para dedicar el mimo que merece una elaboración tan artesanal como la de las croquetas", dice La Cocina de Senén, compañía especializada en productos gourmet congelados.

La empresa liderada por el chef Senén González entiende que la croqueta está de moda y cada vez se vende más:"El aumento de la demanda en la croqueta ha sido notable, tanto entre nuestros clientes a nivel nacional como internacional. Podemos asegurar que el incremento ha sido de dos dígitos". Una moda que no escapa a las grandes cadenas de alimentación como Rodilla y su ración de cuatro croquetas por un euro o McDonalds que triunfaron el verano pasado con su cubo de croquetas.

Versiones gourmet

Romina Afonso, directora de Marketing y Comunicación de la compañía de precocinados Gesalaga, explica que ellos no han notado en exceso este aumento: "Siempre hemos tenido demanda", dicen. Sin embargo, lo que sí han registrado es una mayor demanda por sabores diferentes. Un claro ejemplo es la croqueta de chipirón en su tinta, una de las más vendidas en Croqueta y Presumida, línea de establecimientos centrados en la croqueta del grupo Gesalaga. Así, la compañía tiene recetas como las de chistorra, chuletón o gulas al ajillo. En el caso de la Cocina de Senén, la croqueta de trufa o la de parmesano con stracciatella de tomate son sus variedades más extravagantes. No obstante, ambas compañías explican que las clásicas de jamón siempre venden.

¿Congeladas y de calidad?

La mala fama de las croquetas congeladas de los bares de hace alguna década desacreditó al concepto de croqueta congelada. Sin embargo, este método de conservación no afecta al sabor o calidad de la misma. Romina Afonso sentencia "que el congelado no afecta a si son o no elaboradas de forma artesanal". Y la Cocina de Senén explican que sin lugar a duda se pueden conseguir croquetas de gran calidad congeladas. Respecto al mantenimiento de la calidad del sabor, explican que con un proceso de congelado adecuado, pueden durar más de un año.

Cata de croquetas

Este auge de las croquetas también ha sido una de las razones que explican el nacimiento de Catacroquet, un bistrot de Barcelona que gira en torno a la croqueta. Andrea Pérez, directora de Catacroquet Group, cuenta que se lanzaron a este negocio hace cuatro años porque "la mayoría de establecimientos ofrecían unas croquetas de calidad bastante dudosa". Además, tenían claro que la croqueta es un producto que reunía todas las características para triunfar como son su versatilidad, su popularidad o su atractivo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0