Status

La historia del rosa, un color estigmatizado

El Museo de Traje presenta La vie en rose, una exposición que hace un recorrido por este pigmento desde que era usado por ambos sexos hasta que comenzó a estigmatizarse.

El rosa es el color de las niñas y las mujeres. Actualmente, es impensable vestir a un hijo recién nacido con tonos rosas o que un ejecutivo vaya a la oficina con un abrigo del mismo tono. Una apropiación femenina que ha llevado a este color a quedar estigmatizado, fruto de la sociedad patriarcal imperante: el rosa no solo es de chicas, es sinónimo de debilidad, delicadeza o fragilidad. Sin embargo, este pigmento no siempre tuvo esta connotación. De hecho, en el siglo XVIII era utilizado indistintamente por hombres y mujeres. La exposición La vie en rose, en el Museo de Traje de Madrid hasta 3 de marzo de 2019, es una oportunidad para reflexionar sobre los aspectos técnicos y simbólicos asociados al uso de este color en la cultura occidental.

Este recorrido reflexiona sobre la simbología e importancia del rosa en el mundo de la moda. Por ello, parte del siglo XVIII, momento en que esta tonalidad se puso de moda desde Versalles y que estuvo protagonizada por personalidades como Madame de Pompadour y la reina María Antonieta. Sin embargo, Juan Gutiérrez, curador de esta exposición junto a Lucina Llorente, explica además que fuera del mundo de la moda y en épocas más antiguas, el rosa ha sido parte importante de la religión cristiana y se encuentra en túnicas y actos litúrgicos.

El abandono paulatino del color rosa por el hombre comienza en la primera mitad del siglo XIX. El hombre burgués trabajador se desprende del color en su atuendo y reduce el rosa a complementos como pajaritas o corbatas. En esta época, cuenta la exposición, el rosa todavía no es un color asociado a la mujer, pero sí que comienza a utilizarse para vestir a los ángeles del hogar, y se convierte en el traje de la sumisión de la mujer obediente.

La lectura peyorativa del significado se produce en la segunda mitad del siglo XX. Momento en que el rosa empieza a asociarse con el pensamiento blando, el sentimentalismo y lo lúdico. Así, los homosexuales de los campos de concentración nazi eran identificados con un triángulo rosa. También, en la década de los años 50, Dior, Balenciaga y la mayoría de los creadores de la alta costura exploraban el color, que en manos de Marilyn Monroe o Jayne Mansfield adquiría la dimensión erótica.

Sin embargo, a partir de la década de los ochenta es cuando se populariza una revisión de los conceptos de masculinidad y feminidad que venía acometiéndose en el plano teórico desde inicios del siglo XX. Y en la actualidad, "la predilección de la mujer por el color rosa se cuestiona en un contexto más abierto a la divergencia", mantiene la exposición.

Otras recomendaciones de la semana

'La primera Noche Found! de Madrid'

Cita única este 17 de noviembre

La Obra Social laCaixa presenta este 17 de noviembre en CaixaForum Madrid la primera Noche Found!, un nuevo festival dirigido a un público inquieto y amante de la cultura más vanguardista. A partir de las 19:30 horas, CaixaForum Madrid se abre para acoger diferentes disciplinas artísticas, ofreciendo al espectador un gran abanico de posibilidades. Desde el videoarte, a la música electrónica y experimental, pasando por la ilustración, la performance, la poesía y la danza contemporánea.

'La casa de Bernarda Alba'

Hasta el 22 de noviembre

El Teatro de la Zarzuela de Madrid acoge una versión de La casa de Bernarda Alba, de García Lorca, para ópera de cámara –14 músicos– del compositor Miquel Ortega, que retrata la violencia hacia la mujer en una España profunda. "Estamos viendo todavía mucha violencia social. Lorca refleja la historia de su época, pero tristemente tenemos que decir que sigue habiendo problemas de este tipo", expresó el compositor. Esta obra cuenta con la actuación del Premio Nacional de Teatro 2018, Julieta Serrano.

'Zaragoza, capital del cómic'

Hasta el 4 de enero

La ciudad acoge la programación #diciembremesdelcomic, una oferta de exposiciones, talleres y propuestas diversas que estarán distribuidas por toda la ciudad hasta final de año. La inauguración de esta programación ha corrido a cargo de una exposición dedicada al personaje del Doctor Uriel, un médico que existió realmente y cuya vida fue trasladada al cómic por el dibujante Sento Llobell. Se podrá ver en el Centro Joaquín Roncal hasta el próximo 4 de enero. El punto álgido de #diciembremesdelcomic se celebra a mediados del próximo mes con el XVII Salón del Cómic en la sala Multiusos.

'Los exiliados españoles en Francia'

Hasta el 1 de febrero

El Instituto Cervantes acoge la exposición Imprentas de la patria perdida. Fondo del exilio español en la biblioteca del Instituto Cervantes de Toulouse, un recorrido por el legado intelectual que dejaron los miles de españoles exiliados en el sur de Francia tras la Guerra Civil. Se exhibirán 140 obras singulares y poco conocidas. Toulouse, cuenta el Instituto, fue la gran ciudad en la que "tantos españoles rehicieron su vida" y un centro destacado de su actividad política y cultural.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

sts3
A Favor
En Contra

Que un hombre no se vista de color rosa es machismo y opresión hacia a las mujeres.

Puntuación -1
#1
jose
A Favor
En Contra

El Barí§a no está de acuerdo

Puntuación 0
#2