Status

Entrenamiento de alto rendimiento entre ejecutivos: un aprendizaje para la oficina

Madrid

Una buena forma de lidiar con la presión en el trabajo o una estrategia para ganar capacidad de gestión es utilizar lo que enseña el deporte de alto rendimiento. Así, es habitual que los ejecutivos de finanzas, abogados o los profesionales del mundo empresarial dediquen una parte de su apretada agenda a practicar deporte o incluso recurran a consultorías o compañías que utilizan la actividad deportiva como fórmula para mejorar las capacidades laborales. Un ejemplo que va más allá es la empresa malagueña 'MindCompanySport', que ha puesto en marcha un método de formación para ejecutivos basado en deportes.

La premisa de esta compañía es sencilla: en lugar de explicar los valores del deporte aplicados a una empresa en una presentación estática, los profesionales de la compañía que recibe la charla se calzan las zapatillas y realizan un entrenamiento similar al que haría un deportista de alto rendimiento, exceptuando la carga física. En función de lo que se quiera trabajar, se elige un deporte u otro. Javier De Miguel y Juan José Martín, dos exdeportistas y psicólogos deportivos, son los creadores de este método de formación.

De Miguel, exnadador que fue psicólogo del Málaga Club de Fútbol y del deporte pasó al departamento de Recursos Humanos de una gran empresa de distribución, es uno de los ideólogos de un modelo que se originó al observar que las empresas gastan muchos fondos en una formación de la que no siempre obtienen resultados. "Al pasar al mundo de la empresa vimos que las compañías gastan mucho dinero en formación pero no se incorpora lo aprendido al trabajo. Nos preguntamos por qué un deportista incorpora rápido lo que aprende en un entrenamiento y el trabajador no. Ahí nos dimos cuenta de que las horas de repetición en los entrenamientos eran la diferencia", explica. "En deporte o haces las cosas o no consigues resultados. Si comunicas se ve que estás comunicando, si eres un líder se nota, y es imposible esconderse. Eso es lo que el deporte de competición aporta a la empresa, más que una charla de un deportista de éxito sobre qué hizo en su carrera", añade.

Bajo esta idea, los responsables de esta empresa malagueña se reúnen con cada compañía que se interesa por su formación y evalúan cuáles son las competencias que quieren trabajar, en función de las cuales deciden qué deporte se va a utilizar. Si el problema es de trabajo en equipo, se entrenan deportes colectivos como el baloncesto o el fútbol, en los cuales también se puede trabajar el liderazgo o la toma de decisiones. "Últimamente trabajamos mucho con directivos que en sus empresas tienen que tomar varias decisiones en poco tiempo con un impacto económico elevado. Les ponemos en la situación de un entrenador de baloncesto que tiene que decidir una jugada en un tiempo muerto. Tienen que decidir la jugada, comunicarla de forma clara, ver cómo se ejecuta y evaluarla", detalla Javier de Miguel.

Según los ideólogos de esta metodología si un ejecutivo realiza este ejercicio repetidamente durante varias horas, sabrá reaccionar mejor a la próxima decisión relevante que tenga que tomar en poco tiempo, lo que se traduce en una mejora de resultados para la compañía. Los deportes individuales también ofrecen posibilidades de aprendizaje: el golf es bueno para trabajar la planificación, ya que obliga al profesional a planear con cuántos golpes y con qué palos va a ejecutar cada hoyo; mientras que con el tenis se trabaja la proactividad y la capacidad de tomar la iniciativa.

El método, elaborado por De Miguel y Martín, es el fruto de siete años de desarrollo y se aplica en empresas desde hace más de tres. Han pasado por estas clases unos 2.000 profesionales de 150 empresas.

Métodos de supervivencia para la empresa

Survival Extreme es una compañía, fundada por Carlos Vico, que organiza cursos de supervivencia para altos directivos y empresas. El fundador de esta empresa no tiene dudas de que las aptitudes que se necesitan para superar una situación de supervivencia como es un desierto son las mismas que en el mundo laboral, en concreto, en los sectores de alto rendimiento como consejos de administración o altos directivos. Carlos Vico explica a Evasión que "la supervivencia es la exigencia máxima en tiempo recurso y energía, por tanto se puede aplicar a la empresa". "La formación que yo te doy te servirá para tu día a día porque te da aplomo en ti mismo y el ser consciente de uno mismo", añade.

Cómodo en los ambientes naturales desde pequeño gracias a un abuelo trampero, Carlos Vico no solo tiene una larga experiencia y formación en el sector de la supervivencia sino que también ha experimentado el otro lado, como empresario del sector del aluminio y el cristal que se vio obligado a cerrar su compañía por la crisis de 2008. Lo cierto, esta experiencia también le ha servido para la organización de los cursos Management Xtreme: "Desde la recesión económica, cada vez es más común ver cómo empresas y organizaciones se enfrentan a entornos cambiantes e inciertos en los que va perdiendo sentido la planificación a medio y largo plazo. En estos momentos de transición, las habilidades humanas basadas en la capacidad de reacción, adaptación y flexibilidad se hacen cada vez más imprescindibles", explica Vico.

Un ejemplo autodidacta a seguir

Guillermina Ester (41 años), socia del departamento de Litigación y Arbitraje de Pérez-Llorca, también entiende que el deporte es un elemento clave para eliminar el estrés laboral o incluso aprender del él y lidiar luego con momentos de alto nivel de trabajo. Esta abogada practica running desde hace años pero este verano ha subido un peldaño más y ha participado en el reto de Gobi March. Una competición que se disputó este verano que comprendía una carrera de siete días por el desierto de Gobi, ubicado en la región de Karakorum (Mongolia Central). Los corredores se enfrentaron a seis etapas, de entre 13 y 69 kilómetros, para recorrer un paraje que les ha llevado por extensas praderas verdes, templos, dunas de arena, grandes valles rocosos y bosques antiguos.

Gillermina terminó la carrera entre los 100 primeros puestos y confiesa que se sorprendió porque pensaba que iba a ser más dura a nivel físico. Eso no significa que no hubiera momentos de gran cansancio muscular, sin embargo, el secreto del éxito está en la cabeza y en la confianza en uno mismo. Momentos en los que la mente se lleva al límite pero que sirven de experiencia para afrontar inconvenientes en el trabajo o en la vida diaria con mayor fuerza. Además, la satisfacción de poder terminar algo –independientemente de la posición- es un subidón de adrenalina y de confianza.

Así, la socia del departamento de Litigación y Arbitraje de Pérez-Llorca aconseja experiencias como y ya está preparando el próximo reto.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin