Status

El turismo español cumple 90 años con Paradores

  • El 9 de octubre de 1928 el Parador de Turismo de Gredos abrió sus puertas
  • Paradores posee hoy un total de 10.000 habitaciones repartidas
Madrid

Esta semana se han cumplido 90 años desde que Alfonso XIII inaugurara el Parador de Gredos, el primer establecimiento de la red. Un emplazamiento elegido por su belleza singular y su estratégica ubicación entre Madrid y Ávila.

Años antes, en 1910, la idea ya se empezaba a fraguar cuando el Gobierno de España, presidido por José Canalejas, decidió encargar al marqués de la Vega-Inclán el proyecto de crear una estructura hotelera, inexistente entonces en este país, que fuera capaz de dar hospedaje a excursionistas y viajeros con la finalidad de mejorar la imagen internacional del Estado. Al año siguiente se creó una Comisaría Regia de Turismo y al frente de esta entidad se nombró al citado marqués de la Vega-Inclán. Pero hubo que esperar algunos años más para asistir al nacimiento del primer establecimiento de la red, y no fue hasta el 9 de octubre de 1928 cuando el Parador de Turismo de Gredos abrió sus puertas.

En aquel 1928, donde Paradores ofrecía 30 habitaciones en el valle abulense, comenzaba una frenética carrera de inauguraciones. Hoy, la red hotelera posee un total de 10.000 habitaciones repartidas entre sus 97 alojamientos; 96 en España y uno en régimen de franquicia en Portugal. La mitad de ellos se encuentran ubicados en edificios de gran valor histórico-artístico, pues el 30 por ciento está en conjuntos históricos declarados Bienes de Interés Cultural (BIC). Y es que, en muchas ocasiones, la institución selecciona lugares que precisan una importante rehabilitación, en estado ruinoso o de abandono, para comenzar un nuevo proyecto.

Los diferentes periodos que han reinado en el país han intervenido, paralelamente, en la situación de la red hotelera. La Guerra Civil supuso, no sólo un estancamiento, sino un retroceso del turismo en España. Algunas de las infraestructuras fueron dañadas o utilizadas como hospitales, pero una vez finalizada la contienda, la red volvió a tomar impulso con la restauración y reapertura de los paradores existentes. Su época dorada llegó en los años 60, coincidiendo con el importante desarrollo turístico de España y, en esos años, Paradores duplicó el número de establecimientos.

La transición española supuso el cambio de titularidad de la Dirección General de Paradores y su dependencia administrativa. Así, en los años 80, algunos de los hoteles de la cadena Empresa Nacional de Turismo (Entursa) como el Hostal de los Reyes Católicos de Santiago de Compostela, el Hostal de San Marcos de León y el Hotel de La Muralla de Ceuta, entraban a formar parte de la red de Paradores. De la misma manera, los 90 significaron un cambio fundamental, y el 18 de enero de 1991, se constituye Paradores de Turismo de España, S.A., de titularidad pública.

Mucho que celebrar

Para festejar el cumpleaños de la cadena hotelera, todas las comunidades españolas, excepto Baleares, han albergado diferentes citas durante este año. Para los apasionados del arte y las reliquias del pasado, Madrid propuso, hasta finales del verano, 90 años muy singulares. Una exposición que conmemoraba, a través de seis temas principales, las nueve décadas de historia del complejo turístico y su singular andadura en el tiempo. Igualmente, la cocina ha tenido un papel protagonista, y este verano se ha podido disfrutar de una oferta gastronómica especial en todos los restaurantes de la red. Además, se han celebrado jornadas de puertas abiertas para todos aquellos interesados en conocer los establecimientos en primera persona. Y es que, Paradores, además de ser reconocido internacionalmente por la belleza de sus edificios y la herencia histórica que guardan sus paredes, tiene un broche de oro gracias a su oferta gastronómica. La restauración representa un 48 por ciento de los ingresos de la red y solo en 2017 se sirvieron más de dos millones de cubiertos, lo que sitúa a Paradores como líder en el sector de la restauración en España. En este sentido, este año han experimentado una renovación de la carta de la mano de Mario Sandoval y Rafael Ansón, quienes han llevado un proceso de regeneración junto a los jefes de cocina de cada Parador. Pues, una de las premisas inquebrantables de la marca es ser fiel al producto local y a la gastronomía típica de la zona. De esta manera, para los visitantes interesados en turismo de interior y en ahondar en las raíces del destino elegido, hospedarse en uno de sus establecimientos siempre es forma fácil de conseguirlo.

Sus números

A pesar de los avatares con los que ha comulgado la red hotelera a lo largo de su historia, hoy presenta unas cifras más que gratificantes. En 2017, obtuvo un beneficio neto de 17,6 millones de euros, una cifra similar a la del ejercicio anterior, y los ingresos de explotación crecieron el 2,1 por ciento hasta 260,8 millones. Así, Paradores cuenta con una oferta de más de 10.000 plazas en España, donde alojó el año pasado a casi 1,5 millones de clientes, el 36 por ciento extranjeros. Con todo, desde la cadena prevén destinar 168 millones entre 2018 y 2021 para mejorar su oferta. En palabras de la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, "Paradores lidera no solo por la singularidad de sus establecimientos o la calidad de sus habitaciones y su gastronomía, sino por la hospitalidad, la cultura del detalle, la sonrisa y amabilidad de sus empleados".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin