Status

Black Limba: la lencería va a dejar de ser un secreto

  • Tres emprendedores españoles se lanzan con seductores 'bralettes'
  • El nombre se inspira en una de las serpientes más famosas del mundo
  • Quieren demostrar que comodidad, exquisito diseño y buen precio es posible
Segunda imagen: de izquierda a derecha, Javier Garay, Álvaro Banús y Pepe Merino.
Madrid

A quienes ya no cumplen los 40, lo de llevar la ropa interior por fuera no les coge de sorpresa. Todas querían imitar a Madonna, aunque pocas lo consiguieron. Pues bien, desde hace un tiempo, Pepe Merino, Javier Garay y Álvaro Banús tenían esa idea en la cabeza: "La lencería va a dejar de ser un secreto".

Black Limba empezó con un viaje. "Podríamos decir que nacimos en torno al 7 de julio de 2016 en EEUU. Fue durante ese viaje donde, por suerte, encontramos un producto que requería de un lenguaje y un gusto por el detalle que por el momento no poseíamos Fue cuando nos encontramos con el bralette". Una vez decidido que iban a crear una marca de lencería especializada en bralettes y que iban a cambiar las reglas del mundo de la moda íntima, vino la segunda mitad del viaje: "Supimos que si queríamos crear una marca sólida, relevante y con cierta escalabilidad, necesitábamos un modelo de negocio que nos permitiera crecer con cierto ritmo. Por ello decidimos volver a hacer las maletas, esta vez acompañados de nuestra diseñadora María, y buscar fabricantes que nos permitieran fabricar en los tiempos que queríamos, a precios competitivos. Hablamos con gente del sector y finalmente pusimos rumbo a Asia, donde hemos conseguido crear una cartera de fabricantes que nos aportan la seguridad de haber trabajado con otras grandes del sector, y la agilidad que requiere una startup".

El nombre está inspirado en la Black Mamba (Mamba Negra), una de las serpientes más famosas del mundo. "Pero la fama y belleza de toda reina queda eclipsada con el nacimiento de su heredera, su hija, nuestro destino: Black Limba".

Así pues, este mes la firma de lencería ha anunciado la conclusión de una ronda de financiación de un millón y medio de euros, para estimular su continuo crecimiento en España y Latinoamérica, y permitir la expansión a Italia y Gran Bretaña. La ronda ha sido liderada por distintos inversores de prestigio nacional e internacional como FJ LABS, Álvaro Morata, Félix Ruiz, Hugo Arévalo e Ion Tiriac, reafirmando su apoyo a la compañía. Y es que, la firma, que se creó a mediados de 2016, ya cuenta con una plantilla de 12 empleados y prevén facturar más de un millón y medio de euros este año. Actualmente están alcanzando incrementos del 60% de facturación mes a mes. Esta importante inyección de capital confirma la fe de los inversores en la gran oportunidad mundial para el modelo de negocio de las startups, y permitirá darle un nuevo impulso a su actividad internacional más allá de los países en los que la comunidad de Black Limba ya está consolidada. En este sentido, tal y como cuentan sus creadores, los nuevos fondos se destinarán también a aumentar la gama de productos de lencería y al lanzamiento de una nueva línea de producto diferente al sector de moda íntima.

Ahora, quien quiera llevar –por dentro o por fuera, con una horquilla de precios desde los 20 hasta los 26 euros en partes de arriba, y de 10€ a 12 en los undies– un Black Limba, no estará obligado a conectarse, pues la ya mencionada inyección de capital supone la apertura, prevista para el próximo mes de octubre en Madrid, de la primera tienda física propia de la marca. "Nuestro canal principal de venta es el online, pero a medida que hemos ido creciendo, nos hemos dado cuenta de la importancia de tener presencia física. Por ello, hemos incrementado considerablemente nuestra presencia en el canal multimarca, contando con nuestras prendas en 30 puntos de venta físicos en España".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin