Status

Silbon, el nuevo 'señorito andaluz' que convence a banqueros, abogados y notarios

La estética conocida como señorito andaluz cosecha críticas y halagos por toda la geografía española. El esmero cuidado en la gomina, la colonia, el moreno, los colores contrastados y el perfecto planchado de cada prenda hacen de este estilo una opción reconocible y por la que muchos apuestan, no solo andaluces. La firma de moda Silbon bebe un poco de ese señorito andaluz porque sus creadores, Rafael Díaz y Pablo López, son de esta comunidad, porque la firma nació en Córdoba y porque sus colecciones atesoran el mismo lustre y cuidado que los denominados señoritos. En el lado menos parecido está un estilo sencillo, de espíritu vintage y exportable a todo el mundo. "Siempre tratamos de darle un nuevo giro a las prendas en cada colección y la inspiración cada vez es más global", explica Pablo López, uno de los fundadores de Silbon, que cumple una década en el mercado.

¿Cómo valoran los diez años de Silbon?

Los valoramos muchísimo, sobre todo por el aprendizaje. Hemos tenido que hacer prácticamente de todo y eso es algo que te llevas en la mochila. También es verdad que el camino no ha sido de rosas, alguna que otra piedra nos hemos encontrado que nos ha hecho tomar decisiones que no gustan a todo el mundo. No obstante, la valoración global es muy positiva, estamos donde casi ni soñábamos que podíamos llegar, no nos podemos quejar

¿Cómo fueron los comienzos?

Duros y a la vez divertidos. Duros porque empezamos a modo de hobbie compaginándolo con nuestros trabajos por cuenta ajena, y apenas había tiempo para nada. Y divertidos porque por fin nos dedicamos a trabajar en algo que nos apasionaba.

¿Cómo es emprender en España?

Suponemos que similar a emprender en otros paises, quizá el problema aquí es más de mentalidad. La sociedad española no estimula el emprendimiento, hace todo lo contrario, y así es difícil que la gente tenga fuerzas para 'lanzarse a la piscina'. En la mayoría de las veces, cuando alguien emprende en España el entorno cercano recomienda no hacerlo y sin ese apoyo todo es más difícil. Por suerte ese no fue nuestro caso.

¿Cómo es el hombre Silbon? ¿Cuánto hay del típico 'señorito andaluz'?

Elegante, actual, cercano y divertido a la vez que serio, comprometido e inquieto. Con una filosofía de vida optimista y con compromiso con su sociedad. Es un hombre que renuncia a la arrogancia y le entusiasman los hechos sociales. Un hombre con personalidad que cree en sí mismo. Creo que con el típico señorito andaluz tiene algún parecido con el hombre Silbon, pero también muchas diferencias.

¿Cómo es el cliente de Silbon?

Sorprende la gran variedad de clientes que tenemos, pero quizá el cliente más recurrente que tenemos es el hombre que por su profesión debe mantener una imagen que se asemeja a nuestro estilo, banqueros, abogados, notarios, etc. Con este tipo de hombre es con quien empezamos en los inicios, no obstante últimamente hemos detectado que cada vez más gente joven se interesa por nuestra firma, estamos llegando a mucho público adolescente

¿Qué marcas españolas son sus competidores más cercanos?

El Ganso, Scalpers, Forecast, Massimo Dutti, Harrys, etc. La verdad hay muchísimas, cada día más

¿Dónde se fabrican las prendas?

Actualmente producimos aproximadamente el 50% en España, un 30% en Portugal, y un 20% en países más lejanos como Turquía o China.

¿Qué inspiran sus diseños?

Siempre hay un punto en común en todas nuestras colecciones: el estilo vintage. Desde el principio nos gustaba la estética de la 'vieja escuela' por lo que hay muchos guiños a otras épocas en nuestras colecciones. Siempre tratamos de darle un nuevo giro a las prendas en cada colección y la inspiración cada vez es más global. Puede surgir de un viaje, el cine o el mundo del arte, entre otros, pero a día de hoy la calle es una gran fuente de inspiración.

¿Por qué decidieron comenzar su expansión internacional por París?

Teníamos claro que la primera tienda fuera de España tenía que estar en una ciudad de renombre y qué mejor que París, la capital de la moda mundial. También influyó la logística, Francia es un país vecino sin mar de por medio que hace muy sencillas y rápidas las comunicaciones.

¿Cuáles son los objetivos a medio y largo plazo?

A corto plazo, terminar de consolidarnos dentro del panorama nacional como una de las marcas referentes dentro de nuestro estilo, y darnos a conocer en el resto de Europa. A medio plazo si la tienda de París funciona bien, después vendrá Londres. Y la idea es seguir ese camino para finalmente llegar a ser reconocidos como una firma de prestigio mundial con tiendas en las principales capitales: New York, Tokio, Berlín.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin