Status

Cómo debe vestir un ejecutivo en primavera (y no perder elegancia)

Las lluvias de las últimas semanas lo han puesto difícil, pero parece que el calor de la primavera toma presencia. Y una vez terminadas las vacaciones de Semana Santa, es un buen momento para hacer el cambio de armario y bajar del altillo aquellas prendas más ligeras que ayudan a combatir las altas temperaturas que están por venir. Para la mujer ejecutiva, el calor es la excusa para abandonar las medias o los jerséis y apuntarse a las blusas, las faldas, los vestidos y las sandalias. Sin embargo, ¿qué prendas primaverales puede utilizar el hombre ejecutivo sin que perjudique su elegancia o saber estar en la oficina?

El traje: el reto de los tonos claros

El hombre de pasarela primavera/verano lleva adscrito varias temporadas al traje de color claro –en tonos crema, beige y pastel- o en tonos más llamativos. Estas opciones en la oficina siempre son más complejas y hay que tener en cuenta el código de vestimenta de cada compañía. Si finalmente se anima con uno de estos trajes -para un viernes por ejemplo-, sepa que lo mejor es combinarlo con camisas o camisetas también de tonos claros.

García Madrid/Zara (119,9 euros)/Scalpers (389 euros)

Una opción intermedia entre la tendencia de los trajes claros y el infalible traje de color azul tinta o el gris marengo es apostar por trajes de color gris claro, que también deben combinarse con camisas en tonos suaves. En este punto, si quiere tomar algún riesgo, es interesante acercarse hacia trajes grises con estampados de tendencia como son los cuadros.

Otra opción intermedia es abandonar el traje y buscar combinaciones de americana y pantalón. Este tipo de outfit es de por sí casual, lo que combina mejor con el calor y las temperaturas primaverales. Las combinaciones son muchas y hasta permite utilizar vaqueros o pantalones blancos. Sin embargo, hay que seguir algunas directrices para evitar caer en estilismos demasiado despreocupados: es conveniente que el pantalón sea más claro que la americana, no se deben utilizar más de tres tonos en todo el outfit, los colores más llamativos y fuertes se deberían dejar para los complementos como la corbata, y no es conveniente mezclar tejidos o estampados diferentes.

Por último, el traje negro nunca es una opción para ir a la oficina, en ninguna de las temporadas. El traje de color azul tinta es la opción más seria y elegante. Y la lana, el tejido más idóneo.

Los zapatos: el mocasín, el idóneo

A pesar del calor, el zapato color negro siempre será acertado. No obstante, los verdaderos protagonistas de esta época del año son los zapatos color cuero, marrón y burdeos. Los verdes y azules también tienen su hueco pero para estilismos más arriesgados.

En cuanto a la forma, el zapato predilecto del verano es el mocasín. Sin embargo, si está abonado al zapato con cordones, en primavera resulta interesante cambiar el color de los cordones por tonos más suaves o llamativos. 

Carmina (345 euros)/Meermin (160 euros)

Sobre si llevar o no calcetines dependerá del outfit elegido y el código de vestimenta de la empresa. El traje oscuro exige calcetines, en cambio los trajes claros o las combinaciones de chaqueta pantalón permiten abandonarlo. Sin embargo, es importante conocer que solo los mocasines menos armados y de piel más suave pueden utilizarse sin calcetines.

Respecto al color, lo más clásico es que el calcetín tenga el mismo tono que el pantalón. Sin embargo, queda muy moderno llevar el zapato del mismo color que el calcetín. Lo que no se debería hacer es llevar el pantalón, el zapato y calcetín de colores diferentes.

La camisa: lisa y blanca, siempre un acierto

La camisa siempre debe ser lisa y su tono debe ser el más claro del estilismo, si lo que buscamos es un resultado elegante y clásico. Las camisas estampadas son una opción más informal y arriesgada que obligará a llevar complementos más sobrios y una americana y pantalón no estampados.

Una opción alternativa para el verano es utilizar jerséis finos de manga corta o polos de punto suave. Son opciones más frescas y cómodas que dan como resultado estilismo más relajados.

Los complementos y el paraguas

Perletti (18,95 euros)

El pañuelo, la corbata, los gemelos o los tirantes son elementos que pueden aportar sofisticación a un estilismo. Además, son las prendas en la que más se puede arriesgar sin tener miedo a equivocarse. Una especial atención requiere el cinturón que será mejor evitar en los looks de traje.

Y puesto que se encara la primavera, el mejor paraguas es todo aquel que sea plegable, de color negro y mango de madera o color havana.

Por qué elegir un traje de sastrería española (aunque cuesten 3.000 euros)

Por primera vez en España, sastres, fabricantes y distribuidores de tejidos se han unido bajo la Asociación Española de Satrería (AES) para promover el reconocimiento nacional e internacional de la manufactura español. Y es que el trabajo de los sastres de este país está al nivel de los profesionales de Londres, París o Italia. Agustín García Montero, tesorero de la asociación y el maestro de la sastrería Serna, comparte con Evasión cuales son las claves de cómo hacer un traje a medida.

El abogado que lo dejó todo para fabricar zapatos (y los vende por 7.000 euros)

Decidir el futuro profesional a los 18 años no siempre es buena idea, más cuando la creatividad es el anhelo. Fue el caso de Norman Vilalta, que a esa edad dejó su ciudad natal Puerto Madryn, Argentina, para viajar a Buenos Aires y estudiar Derecho. La carrera la terminó y el trabajo en el bufete llegó, pero 12 años después lo dejó todo para embarcarse en el arte de los zapatos. Actualmente, Norman está al frente de su propio atelier de zapatos a medida en Barcelona fabricando modelos que alcanzan los 7.000 euros. Y no se arrepiente de nada: "Soy muy feliz".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin