Status

La historia de Gucci

Hablar de la marca Gucci es hablar de estilo, elegancia, sofisticación y sobre todo lujo. A pesar de todo, la firma sufrió altibajos a lo largo de sus primeros años, hasta que consiguió consolidarse como una de las mejores marcas del mundo en cuanto a moda y complementos, pero ¿cómo lo lograron?

Despegue humilde

Gucci nació de la mano de Guccio Gucci, un florentino que desde joven destacó por el gusto por el mundo del lujo. Así, en 1920 abrió una tienda en Florencia en la que vendía artículos de cuero elaborados de manera totalmente artesanal.

Los principales productos de la, aún entonces tienda, eran los cinturones, bolsos y zapatos. La tienda tenía unos ingresos considerables ya que tuvo éxito entre los clientes de alto poder adquisitivo por la calidad de sus productos y materias primas.

Por ello, cuando los 3 hijos del originario Gucci fueron adultos decidieron dar un paso más y expandir la firma. Fue así como abrieron sus siguientes tiendas en otras ciudades italianas de prestigio y muy reconocidas en el mundo de la moda, como Roma o Milán.

Expansión internacional

Gracias a los buenos resultados de las ventas en aquellos años, y a pesar de la crisis tras la segunda Guerra Mundial, Gucci decidió cruzar el charco y abrir una sucursal en Nueva York, donde ya empezaba a ser conocida entre celebrities y personajes de renombre por sus viajes a Europa. Eran los años 60 y no había estrella de Hollywood que no luciera un complemento con el famoso logo de la marca.

Crisis y resurgimiento

A pesar del camino recorrido por la firma, en los años 80 dio un resbalón importante, debido a problemas familiares que hicieron que su prestigio bajara. Este desprestigio duró hasta que la firma fue vendida por el último descendiente directo del originario Gucci, poco antes de morir. En aquel entonces los nuevos responsables pusieron al frente de la marca a un todavía desconocido Tom Ford.

Y fue precisamente Ford quien volvió a recuperar el prestigio de Gucci, gracias a sus diseños únicos inspirados en el Nueva York de los 70 y que fueron un rotundo éxito entre la jet set.

Pero los directivos de Gucci no solo se centraron en dar salida a los nuevos diseños de la marca, sino que supieron gestionar muy bien el éxito, aprovechando los beneficios para crear un conglomerado enorme gracias a la colaboración y adquisición de otras firmas como YSL o McQueen.

Actualidad y nuevas caras

En 2004 Tom Ford decidió dejar la firma y fue Frida Giannini quien se convirtió en su principal diseñadora. Giannini apostó por un cambio arriesgado, pero que salió a la perfección y sustituyó el tradicional color negro de Ford por nuevos colores y sobre todo por estampados, que acabaron siendo representativos de la marca.

La diseñadora estuvo al frete de la firma hasta hace relativamente poco. En el año 2014 la dejó y en la actualidad el joven Alessandro Michele es su director creativo.

Michele se presentó al público en 2015 en el desfile de moda otoño-invierno con una colección de aires retro que hizo las delicias de los asiduos de la marca. Por lo que, a tenor de buena acogida, se augura que la firma seguirá cosechando éxitos

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin