Status

El poder del dinero, conseguir "el tipo de vida sexual que siempre ha soñado"

Conseguir siempre lo que uno quiere puede resultar una cualidad tóxica difícil de administrar. El poder, el dinero y el éxito son armas de doble filo que pueden llevar al ser humano a quedar atrapado en los deseos más primarios que sobreviven ocultos. Y uno de los más peligrosos es el sexo, una tentación que millonarios, empresarios de éxito y grandes fortunas pueden disfrutar de la forma más salvaje y animal.

Adolf Tobeña, catedrático de Psiquiatría por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha explicado a este medio que el dinero a pesar de su juventud se está posicionando como un elemento de arrastre para "los sistemas de gratificación cerebral tan potente como el sexo más apetecible". Porque lo cierto es que este sistema de trueque simbólico da la posibilidad a los más poderosos de tener acceso a las experiencias sexuales más libidinosas. Un ejemplo es Sntcm, un club clandestino para voyeurs y fetichistas millonarios cuya membresía alcanza los 75.000 dólares.

Damon Lawner es el empresario estadounidense que desde hace cuatro años organiza en ciudades como Nueva York o Los Ángeles fiestas privadas donde sus clientes -estrellas de Hollywood, ejecutivos de Wall Street y jóvenes magnates de Silicon Valley- alcanzan "el tipo de vida sexual apasionada que siempre habían soñado", promete el manifiesto fundador de esta especie de logia. Eso sí, se corre el riesgo de caer "en un mundo tóxico y encontrarse placeres destructivos", añade.

La propuesta de Sntcm no es aislada, ni circunscrita a EEUU. La compañía británica Killing Kittens lleva desde el año 2005 organizando las bacanales VIP más cotizas del mundo. Unas orgías de élite donde la mujer manda, el hombre obedece y "no hay nadie feo", ha asegurado Laura Pérez, responsable de comunicación de la compañía, en una entrevista exclusiva a Evasión. En este caso, la clientela también es de lo más exclusiva. Por ejemplo, Los eventos que ha organizado esta compañía en España han destacado por atraer a "futbolistas, presentadores de televisión, altos cargos en banca y del sector de las finanzas".

Las nuevas tecnologías tampoco han escapado a esta tendencia. De Nueva York y Londres también llegan una serie de aplicaciones móviles que se promocionan como un club de citas de élite, algo así como un Tinder de empresarios. The League, The Inner Circle o Social Concierge son algunas de ellas y que han sido creadas para "hombres y mujeres enfocados en la carrera pero demasiado ocupados como para atravesar cientos de perfiles", recoge el medio Business Insider. En estas aplicaciones, un algoritmo que examina los perfiles de Facebook, LinkedIn, el nivel académico, la experiencia laboral o edad decide quién puede ser miembro del club y asistir a sus exclusivas fiestas

Sex Island, la última fiesta que sobrepasa límites

Sin embargo, una de las últimas fiestas de esta nueva tendencia parece haber sobrepasado los límites. La compañía norteamericana Sex Island está promocionando una fiesta en una isla privada en las Islas del Caribe que promete 60 chicas de compañía, cantidades ilimitadas de sexo y consumo de todo tipo de sustancias. El evento, que se celebrará de 24 al 27 de noviembre, está dirigido a 30 hombres que estén dispuestos a pagar 5000 dólares por la entrada. El precio de los billetes de avión no está incluido y son los clientes quienes tienen que pagar a las chicas. Los bitcoins están admitidos

En un principio, esta fiesta estaba programada para celebrarse en las cercanías de Colombia pero las autoridades locales y policiales han asegurado que un evento de estas características no se celebraría en su país porque "puede inducir a algunos delitos", y, de materializarse, se perseguirán penalmente "a los que induzcan a la prostitución o trafiquen con drogas", recoge el medio colombiano Semana. Sin embargo, los organizadores de Sex Island han asegurado a Evasión que el evento "no se ha cancelado, solo que no se va a hacer en Colombia". Además, las compañía asegura: "No vamos a tener problemas con la ley pues la prostitución es legal donde vamos hacer el evento y los clientes se encargan de pagar a las chicas (…) y las drogas no las vendemos ni nada por el estilo solo las admitimos".

Sex Island no entiende el revuelo formado entorno a esta fiesta porque asegura que son expertos en "organizar eventos ya que siempre se ha hecho pero con banqueros de manera privada". Y asegura que entre su clientela hay artistas y presidentes de compañías de países como Estados Unidos, Australia, Dubai, Arabia Saudí y Canadá".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin