Status

Los oscuros efectos secundarios de ser un exitoso hombre de negocios

El poder, la ambición y el éxito que reflejan icónicos personajes del cine como el Michael Douglas de Wall Street o el Leonardo Dicaprio de el Lobo... de la misma calle ocultan en el negativo unas consecuencias que en pocas ocasiones supera el revelado. Lo cierto, la atractiva, atrayente e incluso erótica imagen del hombre de negocios estereotipado no siempre encuentra un lecho fehaciente. La vida siempre es mas engorrosa que la ficción y el fotógrafo británico Charlie Kwai lo ha querido mostrar es su colección 'Overtime', una serie de fotografías que exponen los efectos secundarios de una vida dedicada al trabajo y que "se asoma a lo oscuro", sentencia el artista en una entrevista a Evasión.

El fotógrafo Charlie Kwai se ha obsesionado en los últimos meses con retratar a los empresarios y ejecutivos de la City de Londres mientras salían de trabajar, entre las 4 y las siete de la tarde, y volvían a su casa o al pub. El resultado es la serie fotográfica 'Overtime' que busca exagerar la cruda verdad que asola a los dueños del mundo para provocar una reflexión sobre el espectador. La mayoría de los retratados no se opusieron a la foto pero ninguno de ellos se identificó con el desenlace.

El artista británico explica que con esta exposición, y en general con todo su trabajo, trata de desafiar lo que pensamos que sabemos sobre el mundo y aportar una versión diferente de las tradicionales imágenes que han descrito el entorno. Esta vez, el creador de 'Overtime' investiga sobre el poder y sus consecuencias y concluye que a pesar de ver el traje como un privilegio: "Viene asociado con un montón de cargas".

Así, esta exposición se presenta como un observatorio de "las duras y frías verdades de la vida en la ciudad" y expone los efectos secundarios de una vida dedicada por completo a la carrera profesional. Charlie Kwai habla sobre la rutina "oscura y humorística del hombre de negocio" y los preocupantes riesgos laborales que acompañan la búsqueda del éxito.

Las consecuencias de la victoria social y el poder son un tema recurrente y quizá silenciado en el mundo de las finanzas. El consejero delegado de Danone, Emmanuel Faber, fue uno de los últimos en remover los cimientos del vanagloriado triunfo. Faber, durante la entrega de diplomas a los graduados en la prestigiosa escuela de negocios HEC de París, una de las mejores del mundo, se sinceró sobre los privilegios y desventajas a las que se tiene que enfrentar un directivo de una gran empresas:"Tendréis que superar tres grandes enfermedades, que llegarán, con facilidad, a la posición que vais a adquirir tras vuestra graduación, amigos míos: el poder, el dinero y la gloria".

Respecto a la gloria el CEO sentenció: "Olvidaos. Es solo una carrera sin fin que no conduce a ninguna parte".En cuanto al dinero, Emmanuel aconsejó a los recién graduados que no sean "esclavos del dinero. Sed libres. Sea lo que sea en lo que lo ganéis o lo que hagáis con él". Y finalmente con lo relativo al poder, el líder de Danone sentenció: "El poder solo tiene sentido si vuestro liderazgo es un liderazgo de servicio a los demás, y si encontráis la forma de que sirva a ese propósito". 

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud