Status

Santa Luzía, despensa cántabra en una cocina de guiños internacionales

Pilar Velarde es toda una institución en Santander. A su Bodega La Montaña en la misma ciudad, donde ofrece unos deliciosos cocidos lebaniegos, se suma este restaurante, Santa Luzía, todo un revulsivo en la oferta gastronómica del valle de Cabuérniga, a sólo 30 kilómetros de la capital.

Abierto hace dos años, está enclavado en una bonita casona cántabra totalmente rehabilitada. Un acogedor espacio rústico-chic a base de maderas antiguas y muebles vintage, con barra y terraza en verano junto al río Saja. Tradición y modernidad conviven a la perfección en una carta ideada por Velarde y su nuevo fichaje: el cocinero Nacho del Corral, joven promesa de la región que comienza a hacerse un nombre.

Una barra bien nutrida recibe al visitante para tomar el aperitivo simplemente o esperar antes de pasar al comedor: unas inolvidables rabas -jugosas y con finísimo rebozo-, acompañadas de una cerveza Dougall's (elaborada artesanalmente en Cantabria y de gran calidad), vermouth, vino... o diversas raciones, como las anchoas de Santoña.

Ya en el comedor, sorprende una carta fresca y moderna, que no renuncia a la rica despensa cántabra. A pesar de sus pocos años (24), el chef se ha formado en el Basque Culinary y posee un amplio bagaje, desde el Cenador de Amós a La Cuchara de San Telmo (San Sebastián) con Álex Montiel, su maestro. Ahora busca su camino y se basa en tres puntos: cercanía, sabor y emoción. Y lo consigue.

 Interesantes ensaladas muy bien planteadas y aderezadas, lo que es difícil (de verduras de primavera con aguacate, etc.), y un apartado para compartir: desde croquetas de cocido montañés o la oreja de cerdo crujiente, gambas y alga codium. Originalidad plena en las gambas marinadas en aceite de argán y cuscús de sus cabezas o las gyozas de mollejas de cordero con miso y mandarina. Creación, sofisticación y el listón muy alto para una cocina realmente bien ejecutada, delicada y de brillantes contrastes. Como el arroz con carrilleras, chimichurri, ajo blanco y salsa de cochinillo, un refinado mar y montaña.

Entre los segundos, destaca el atún en tataki con rocoto y cilantro (estilo ceviche) o el entrecot de vaca ecológica con verduritas y patatas. Y para finalizar, el milhojas de hojaldre y mantequilla (en Cantabria hay que probar alguno de sus famosos hojaldres).

Zona lounge para tomar una copa por la tarde, menú de niños y espacio con juegos o... una buena merienda los domingos por la tarde a base de chocolate con churros. Un restaurante con encanto y además una magnífica relación calidad-precio.

El menú

Primero: vieira con papada ibérica y puré de coliflor

Segundo: cochinillo con albaricoque y pak choi

Postre: panna cotta de nata ecológica

Precio: 35-40 euros

Barrio de Santa lucía,1, Cos (Mazcuerras). Tel: 942.700.013. Cierra los lunes

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin