Status

Así es el fitness más extremo que necesita la presencia de un médico en la sala

Una buena forma de obtener resultados y de bajar los kilos ganados en las recientes fiestas navideñas en poco tiempo es asistiendo a una sesión de Flatline. Pero cuidado, este tipo de entrenamiento extremo ha sido bautizado como uno de los más peligrosos.

La cadena de gimnasios británicos GymBox estrenó el pasado mes de noviembre una nueva rutina de ejercicios que lleva el cuerpo al límite. Se trata de un circuito de 45 segundos que no es apto para principiantes y que incluso los más expertos deben firmar un documento de excepción de responsabilidad y que autoriza la donación de órganos en caso de muerte, recoge la BBC. Asimismo, la sesión debe estar supervisada por un equipo de facultativos. 

Cada una de las rutinas extremas que proponen los gimnasios GymBox se compone de varios ejercicios que se sirven de cuerdas, mancuernas, cajas y minicarreras de 45 metros para llevar al cuerpo a los límites de su capacidad.

"El riesgo con este tipo de clases es que se puede sufrir de dolores en el pecho, la falta de aire, los vómitos o en el peor escenario que se puede desmayar o sufrir un paro cardiaco", explica la doctora Emma Bradley en el vídeo. De hecho, cada sesión de Flatline se realiza en unas instalaciones que están dotadas de bombas de oxígeno y de cubos especialmente colocados para vomitar.

Gymbox, en cada una de las 104 clases que imparte a la semana, aplica la filosofía de que no hay dolor sin placer y de que no se puede sudar sin una sonrisa. La idea que motivó la creación de estos Gymbox nació en el año 2003 en un garaje. Un grupo de jóvenes comenzó a entrenar por su cuenta cansados de "los clubes de salud blandos, beige y aburridamente alborotados". "Y sabíamos que no estábamos solos" sentencia el gimnasio en su web.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin