Status

Tres jóvenes sin dinero y unos cereales de Obama, tras el éxito de Airbnb

La compañía de alquiler de estancias entre usuarios Airbnb debe su éxito a unos cereales con la figura de Obama impresa y a la idea de tres jóvenes emprendedores, Joe Gebbia, Brian Chesky y Nathan Blecharczyk, que querían sacar algo de dinero extra para pagar el alquiler.

Todo comenzó en 2007 cuando Joe Gebbia enviaba un mail a Brian Chesky comentándole la posibilidad de poner una cama hinchable en el desván de la casa que compartían para dar un servicio de hospedaje y desayuno por un módico precio.

De esta forma, nacía la web primigenia de lo que sería el futuro Airbnb, la bautizada como airbedandbreakfast.com. Los primeros inquilinos fueron dos hombres y una mujer que pagaron 80 dólares por persona para dormir en los tres colchones que Gebbia y Chesky habían puesto en el desván de la casa.

Tras esta primera experiencia, se dieron cuenta que aquel modelo de negocio podía hacerse a lo grande, de que habían encontrado un nicho a explotar. Para el verano de 2008, los dos compañeros de piso, junto a Nathan Blecharczyk, ultimaban la primera versión de airbedandbreakfast.com para la búsqueda de inversión.

A pesar de confiar en su idea, los tres emprendedores no supieron ganarse la confianza de los inversores para que financiasen su proyecto. Por fortuna, de los peores momentos salen las mejores ideas y los jóvenes consiguieron encontrar la financiación necesaria para cubrir los costes de Airbnb en las elecciones presidenciales McCain-Obama.

Para ello diseñaron unas cajas de cereales Cheerios y Capitán Crunch con la imagen caricaturizada de los dos candidatos a la Casa Blanca en las elecciones presidenciales de noviembre de 2008. Las originales cajas salieron en la televisión y Gebbia, Chesky y Blecharczyk consiguieron la financiación necesaria para continuar con su proyecto.

Los tres fundadores invirtieron 30.000 dólares en realizar una página fácil y sencilla en la que en tan solo tres clics se pudiera alquilar una estancia. La nueva versión fue vista con buenos ojos por el inversor de capital de riesgo Paul Graham. Así, en los tres primeros meses del año 2009 la compañía entraba en una importante fase de perfeccionamiento del producto. Un mes más tarde, en abril de 2009, Airbnb conseguía una inversión de 600.000 dólares del fondo Sequoia.

En 2011, cuatro años después de los primeros huéspedes en el desván, Airbnb estaba en 89 países y alcanzaba el millón de noches reservadas en la plataforma. Ese mismo año, la compañía estaba valorada en mil millones de dólares. En 2015 esa valoración asciende a los 25 mil millones de dólares.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin