Status

El mejor regalo para su padre calvo: feliz día del padre

Hijos e hijas de padres cuyas cabezas tienen la virtud de reflejar los rayos del sol o cuyas frentes tienen la capacidad de recoger el cálculo del número pi, tienen asegurado el mejor regalo para día del padre.

Si su progenitor es un rapado atractivo, uno sin complejos o un calvo gracioso, le tocará ir de cabeza a por el calzoncillo, la corbata o la camisa. En cambio, si su padre es de lo que mira al peine del baño y se retrotrae a su época de rockero melenudo debe hacer algo, y el 19 de marzo es un buen día.

Lo primero es convencer. Es seguro que su abnegado padre al ver el regalo, o la simple idea, diga eso de: "No sé hijo, esto no es para mi", "ya estoy mayor para estas cosas", o "¿y en el trabajo?, que vergüenza?".

Tales miedos deben combatirse. Los argumentos del tipo "que más da lo que digan papá" no suele funcionar. Por ello es interesante recurrir el argumento del ejemplo. Si su padre es de la vieja guardia mencionar a José Bono puede ser un buen recurso. Para los más televidentes el reclamo de Hilario Pino suele funcionar. Y para los más jóvenes y testosterónicos el caso del jugador del Manchester United, Wayne Rooney, no falla.

Si ninguno de los tres casos anteriores funciona siempre se puede caer en el 'pero si todos los famosos lo hacen' y caer en una larga retahíla sin confirmar de excalvos operados como Nicolas Cage, Mel Gibson, Brenda Frasier, Jude Law, Tom Hanks, Steven Seagal o Kevin Costner; cantantes como Elton John, Luis Miguel, Miguel Bosé, Camilo Sesto o incluso Enrique Iglesias, o cineastas como Alejandro Amenábar.

Una vez convencido, toca el momento de invertir. Como buen hijo, deberá recordar las veces en que su padre jugó con usted a los coches o las casitas, las vacaciones que su progenitor no disfrutó por tener que comprarle un ordenador nuevo o las veces que su padre hizo de taxista en sus primeras salidas a discotecas Light. Lo dicho, a pagar.

El precio final por una cirugía varia en función de la situación del cuero cabelludo y la superficie a trasplantar. Sin embargo, un precio medio por una cirugía de trasplante de 3.000 unidades foliculares oscila ente los 4.000 y los 6.000 euros. El proceso quirúrgico en términos sencillos consiste en la extracción de unidades foliculares de una zona donantes del propio paciente, habitualmente la nuca, para después colocarla en la zona receptora.

Además, para los más aventureros, Turquía se ha convertido en líder mundial para calvos que quieren dejar de serlo. Clínicas como Serkan Aygin Clinic, en Estambul, ofrece un pack donde además de la cirugía ofrece una estancia en hoteles de cinco estrellas. Es decir, caro pero fácil y si es en Turquía de lujo. Y sin intención de anunciar ninguna tarjeta de crédito, ver la felicidad en los ojos de un padre excalvo con melena al viento no tiene precio.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Orgulloso de ser calvo
A Favor
En Contra

A Bono creo que le implantaron folículos de la zona perianal, de ahí su cara de culo.

Puntuación 0
#1