Status

Mar Flores en biquini con Javier Merino y sus hijos

Mar Flores con su familia Imagen: Archivo

Mar Flores y Javier Merino apuran sus últimos días de vacaciones en la isla de Ibiza en compañía de sus cuatro hijos. El matrimonio trata de inculcar a sus hijos su pasión por la navegación ahora que ya que disfrutar de su yate G-One tras haberse solucionado sus problemas con hacienda.

Actualmente la modelo y empresaria vive un tranquilo momento personal ahora que ya pueden salir a navegar por las aguas cristalinas de las pitiusas a bordo de su yate G-One.

Como recordaremos, el barco propiedad de su marido Javier Merino, fue precintado por Hacienda en el Club Náutico de San Antonio, en la paradisíaca isla el pasado verano. Al parecer, la pareja no habría pagado los impuestos de la compra de esta embarcación, valorado en seis millones de euros, ya que fue declarado por un valor muy inferior. Cuando Hacienda se puso en contacto con Javier y Mar al detectar la evasión de impuestos, éstos accedieron a liquidar la deuda, pero nunca se habría llegado a realizar.

Ahora, un año después, Mar y Javier vuelven a estar felices, y es que ya tienen a su disposición la ansiada embarcación en la que disfrutaron de un divertido día en alta mar.

La conocida modelo aprovechó para broncear su escultural cuerpo al sol con un moderno biquini en tonos marrones. Y es que a sus cuarenta y cinco años y tras haber dado a luz a cinco hijos puede presumir de una estupenda figura, envidiada por muchas féminas de nuestro país.

Haciendo gala de ser toda una madraza, no descuidó ni un solo instantes a sus cuatro hijos, Mauro, Bruno y los mellizos, Darío y Beltrán, que se divertían correteando por la embarcación. Entretanto Merino se encargaba de conducir su propio yate, ya que posee el título que lo acredita como patrón de barco.

También hubo tiempo para que los más pequeños se dieran un refrescante baño. La familia al completo se divirtió de lo lindo antes de subir de nuevo al barco. Mientras que Javier tomaba de nuevo los mandos del yate, Mar secaba con ternura a sus hijos, deshaciéndose en mimos y carantoñas con ellos.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin