Status

La doble vida de las 'rubber dolls'

imagen archivo

Pandemonia es una artita. Se la conoce en el mundo de la moda porque posa como imagen en multitud de desfiles y exposiciones. Hasta ahí nada llama la atención, pero si aquellos que la miran al pasar supieran lo que hay debajo de la funda de plástico que rodea su cuerpo, de su peluca hinchable rubia platino y de sus zapatos con tacones kilométricos, más de uno se sorprendería al descubrir que se trata de un hombre de carne y hueso.

Pandemonia es una rubber doll, un hombre que se traviste con fundas de plástico que rodean su cuerpo y lo trasforman en una especie de maniquí, o muñeca de goma, con prótesis en los pectorales, rellenos en brazos y piernas, y una especie de careta de plástico con tan sólo tres orificios para los ojos y la nariz.

Los que se enfundan en esos 'trajes' son hombres, generalmente heterosexuales con una especie de vida doble. Puede que por el día acudan a sus trabajos de oficina, o quizá sea aquel chico que te sirve el café por las mañanas, tal vez aquel amigo al que ves de vez en cuando, o quizá una persona a la que te cruzas cada día. Sean quienes sean lo cierto es que tienen dos capas de piel, la real, la que todos tenemos, la epidermis que nos cubre el cuerpo, y la de plástico, que corresponde a su otro mundo, al que ellos se crean en el tiempo en el que mutan su piel.

Si hay que buscar un fundador para este movimiento, podríamos encontrarlo en Peter Czernich, un fotógrafo alemán que ha creado la revista sobre fetichismo 'Marquis', y que habla así de una 'Rubber doll': 'deben vestir totalmente enfundadas en látex y tener los rasgos femeninos muy exagerados. Barra de labios brillante, pestañas superlativas y uñas extralargas. Por lo general, suele ser sumisas, lista para el disfrute de otros".

Es una oda al travestismo exacerbado, a lo excéntrico, a la exageración llevada al extremo, ya que si alguna vez te cruzas con alguien así será casi inevitable no girarte a miar o quizá acercarse a tocarle para descubrir si se trata de una persona de carne y una persona de otro mundo.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin