Status

Tom Cruise y Katie Holmes no quieren llegar a los tribunales

Tom Cruise y Katie Holmes en una foto de archivo

Parece que las aguas vuelven a su cauce en la separación de Tom Cruise y Katie Holmes. Tras la sorprendente noticia de su divorcio y la solicitud de 'custodia urgente' de Suri por parte de la actriz, ambas partes podrían haberse apaciguado y sentado a negociar. La ya ex pareja pretende evitar que los detalles de su matrimonio se aireasen en los tribunales.

Una fuente anónima ha informado a TMZ de que Cruise, de 50 años, y Holmes, de 33 años, están buscando distintas soluciones a su divorcio en lo que es ya la segunda semana de su batalla por la custodia de su hija Suri.

Los actores, añade la fuente, están negociando el régimen de visitas, la manutención y un acuerdo sobre las propiedades que poseen conjuntamente. Según añade People, la pareja está intentando evitar que sus problemas conyugales se aireen en los tribunales.

La discreción de la que informan ambos medios contrasta con la sorpresa provocada por la petición de divorcio, cuando sus seguidores comprobaron que no se trataba del sólido matrimonio que todos pensaban que era.

Katie Holmes presentó la petición de divorcio a finales de junio en Nueva York y la semana pasada sorprendía solicitando la 'custodia urgente' de Suri para, según algunas fuentes, evitar que acabe formando parte de la Iglesia de la Cienciología, como Tom Cruise.

La actriz fue fotografiada el pasado sábado entrando en la oficina de su abogado de Nueva York, que han informado de que Holmes pretende conseguir la custodia exclusiva de su única hija con el actor de 'Misión Imposible'.

En medio del rodaje de una película en Islandia, Tom ha regresado a Los Angeles, aunque manteniendo el silencio sobre su divorcio. Su abogado, Bert Fields, ha subrayado que el actor pretende que siga siendo un asunto privado.

De hecho, una fuente del Daily Mirror afirma que el actor pretende "evitar o al menos hacer más amigable" el choque en los tribunales con Katie son sus principales objetivos. "Los abogados siguen trabajando, pero Tom reconoce que él es el indicado para comunicarse con su mujer", añade.

"Tom reconoce que puede retrasar la vista (ante el tribunal) o llegar a un acuerdo provisional", indica, al tiempo que revela que el actor ha dado orden a su abogado de que no publique ningún comunicado hasta que él en persona pueda hablar con Katie.

Tras ser uno de los objetivos favoritos de los medios de comunicación desde que se casaran en 2006, parece que los actores han decidido reservarse para ellos los tristes motivos que les han llevado a este sonoro divorcio.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin