Status

Platos, menús y cócteles para una Navidad a la siciliana

  • El menú de Navidad cuenta con platos de la chef Michela Lareddola, un panettone de Fiasconaro en edición limitada Dolce & Gabanna y una carta de cócteles
Madrid

Ozio Gastronomico, la casa de comidas siciliana referente en la capital, presenta novedades que realzan su carácter tradicional con un toque de modernidad: menú de Navidad, platos de la chef Michela Lareddola, un panettone de Fiasconaro en edición limitada Dolce & Gabanna y una carta de cócteles ideales para festejar estas Navidades a la italiana.

Ozio Gastronomico, templo de la cocina 100 % siciliana en la capital, se adentra en el mes de diciembre con aires renovados. A las puertas de cumplir su primer aniversario, esta casa de comidas ha golpeado con fuerza el panorama gastro de la capital por ser un referente de lo que se cuece desde hace siglos en los fogones de Palermo, cuna de civilizaciones ancestrales que han dejado un legado de valor incalculable a todos los niveles y, por supuesto, también en lo culinario. La cultura y los sabores de Sicilia se palpan en cada rincón de este establecimiento, desde las paredes a la decoración, pasando por el staff y la carta. Alberto Andolina, propietario de Ozio Gastronomico, junto con Darío Génova, chef ejecutivo, han sido capaces de hacer realidad su sueño de una experiencia siciliana más vanguardista, marcada por una oferta gastronómica más desarrollada y con un equilibrio perfecto entre pizzas y otros platos típicos.

Chefs invitados

El restaurante, en constante ebullición, tiene una carta viva gracias a las visitas periódicas que recibe de chefs procedentes de distintos puntos de la isla siciliana, cuyos conocimientos dejan huella en el establecimiento en forma de nuevos platos. La última ha sido la de Michela Lareddola, con elaboraciones que vienen a ampliar la oferta gastro de Ozio. El respeto por el producto y la defensa de lo tradicional, con un fuerte arraigo no solo de Palermo —de donde es originaria—, sino de todas las regiones de Italia, es la base de su cocina. La chef, cuyo amor por los fogones comenzó en 2007, viene a nutrir la cocina de Ozio con auténtica comida siciliana y a compartir con el equipo su conocimiento. Michela comenzó su formación en hostelería en la escuela Gambero Rosso de Roma y ha trabajado con el chef Enrico Pezzotti, con el maestro pastelero Paolo Grasso o en los restaurantes Dolce Vita (Malta) y Bye Bye Blues (Palermo). Hace seis años abrió su propio restaurante en su ciudad natal: Pot Cucina, que se caracteriza por su cocina tradicional con toques de tradición —filosofía similar a la del restaurante madrileño—.

Para Ozio, la chef ha ideado platos que rememoran la tradición, sin renunciar al uso de nuevas técnicas culinarias. En el apartado de pasta, se incorporan las spaghettone con cremoso de queso ragusano y trufa negra siciliana, las orecchiette —un tipo de pasta originaria de Apulia cuya forma recuerda a la de una oreja— con grelos, sobrasada y almejas finas, y el risotto con guanciale, avellanas y espuma de burrata. Las carnes y pescados de Ozio añaden a su amplia variedad el tartar de vaca con caldo de carne ahumada; el roll de lubina y gambas rojas laqueadas de cítricos con ensalada de judías y patatas; el pulpo tostado con crema de garbanzos, panelline sticks y cebolla caramelizada; y el bacalao a la messinese —receta de la parte oriental de Sicilia, precisamente de la ciudad de Messina—. El nuevo piccolo piacere es el bizcocho de chocolate, peras especiada y namelaka —crema muy untuosa— al chocolate negro.

Experiencia navideña

En el mes más especial del año, la experiencia Ozio se abre a la Navidad. Para aquellos que quieran disfrutar en compañía del sapore di Sicilia, ha ideado un menú especial de Navidad para grupos, que incluye una selección de platos que atesoran toda la esencia de esta zona. Comenzarán esta experiencia culinaria con su impresionante caponata, que unifica en un solo plato las costumbres de tres pueblos sicilianos: la barocca, la central y la oriental. Como principal, el comensal podrá elegir entre sus platos estrella: la pizza, el busiato con pesto di Trapani —incluye un carabinero de Huelva— y la carbonara —a la popular receta le suman para terminar trufa negra fresca del bosque de la Ficuzza—. El genuino cannolo siciliano —postre más emblemático de la isla— con crema de ricota, pistachos y chocolate es el protagonista del postre. Este menú, con un precio de 40 euros por persona, incluye vino de la casa, cerveza o refresco y agua.

Durante las Navidades en Italia, no hay mesa en la que no esté presente el panettone. Ozio pone una vez más en valor la excelencia de su tierra de la mano de Fiasconaro, máximo exponente de la alta pastelería siciliana. La historia de la familia Fiasconaro comenzó en la década de 1950 en Castelbuono, un pequeño pueblo de Sicilia. Allí es donde los hermanos Fausto, Martino y Nicola continúan con la empresa, que comenzó su padre Mario en una pequeña heladería. El despegue internacional de la compañía surge de la intuición de Nicola —talentoso maestro pastelero—, que opta por interpretar el postre más tradicional del norte de Italia, el panettone, en clave mediterránea. El panettone de Fiasconaro está repensado en clave siciliana, con especial atención a los sabores de la tierra, a la tradición y al respeto. Ozio propone la opción de degustar en el local, pero también de comprar para llevar a casa, la línea clásica de Fiasconaro —que incluye su sabor tradicional de naranja confitada; chocolate; pera y chocolate; y albaricoque y chocolate— y la llevada a cabo en colaboración con Dolce & Gabanna, donde el protagonismo del sabor del panettone es compartido con un lujoso y llamativo packaging: una caja de lata, en línea con los diseños de la casa de moda, que está profundamente vinculada a la cultura y tradición italiana.

El cóctel como broche de oro

Eduardo Lanzas, bartender de la casa, es el ideólogo de la carta de tragos clásicos y de autor con conexión siciliana que propone Ozio para empezar o culminar la visita de todo comensal. Encontramos grandes clásicos como es el negroni, la margarita o el dry martini, junto a otros más llamativos como el espresso Martini (vodka Eristoff, espresso, kahlua y azúcar).

También es posible disfrutar del cóctel del día. Entre los licores más digestivos del restaurante destaca el tradicional amara (elaborado con naranja roja de Sicilia).

Todos los cócteles incorporan un ingrediente italiano o siciliano. Lanzas ha apostado por una propuesta líquida que se caracteriza por cócteles conocidos, pero todos con un giro siciliano y una historia detrás. Por ejemplo, uno de ellos está creado como homenaje al primer grupo de jazz que surgió en Nueva Orleans, que era de emigrantes sicilianos, y lleva entre sus ingredientes principales amaretto, polvo de cacao y grappa. Disfrutar y dejarse llevar en torno a la mesa sigue siendo el lema de este espacio, que invita a vivir en cualquier época del año, y más en diciembre, un plan de Ozio inolvidable.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments