Status

'Garrote' Martín Berasategui, BMW y un placer de 12 estrellas

  • Martín lleva años como embajador de la marca alemana BMW y comparte con los bávaros el esfuerzo, el trabajo y las ganas de impresionar cada día
Madrid

Tesón, esfuerzo, sacrificio, esas son las palabras que mejor definen a un grande de la gastronomía como es Martín Berasategui, lo que él mismo llama "garrote". Un cocinero vasco, humilde y jovial, que ha conseguido acumular doce estrellas Michelin en sus restaurantes repartidos por toda España. Un genio.

Martín Berasategui lleva 47 años dedicándose a lo que más le interesa en la vida, la cocina. Y el premio a esta dedicación plena son sus restaurantes, que acumulan doce estrellas Michelin. Este éxito es sin duda el fruto del trabajo duro e intenso, que desde muy pequeño ha puesto por el tema que le apasiona, hacer comida.

La gastronomía española está triunfando en todo el mundo, el tipo de cocina mediterránea con productos naturales y muy elaborados ha conseguido cautivar a personas de todas las nacionalidades. Pero si hay un cocinero, un chef o más bien un maestro de la gastronomía que destaca, no solo a nivel español sino en todo el mundo, ese es Martín Berasategui.

Su restaurante de Lasarte o el de Barcelona son dos ejemplos claros de hasta dónde puede llegar la genialidad de una persona que desde pequeñito ha tenido muy clara su vocación: cocinar. Los dos restaurantes, con sus tres estrellas Michelin, representan lo máximo de la gastronomía. Pero este innegable éxito es el fruto del trabajo más duro, y eso todos los días del año. Porque Martín no descansa, siempre está trabajando, o pensando en algún plato nuevo, o en una nueva idea. Ya sea con unas anchoas, una gilda o el mejor solomillo, siempre consigue sacar la quintaesencia de los productos naturales.

Hay muchos cocineros geniales en España, es una lista bastante larga, con estilos muy diferentes, pero que están triunfando a nivel mundial. Pero yo destacaría de todos ellos a Martín. Hace unos años tuve la oportunidad de coincidir en un viaje con él a Praga y esos tres días de compartir vivencias, y sobre todo mantel, fueron realmente inspiradores para mí. No porque aprendiera a cocinar, la verdad, porque no se me da muy bien, sino porque me enseñó que en la cocina, como en todo en la vida, lo único importante es el esfuerzo y las ganas de hacer las cosas.

Pero ojo, no es que los otros no trabajen, yo no quiero decir eso. Solo que una persona como él, que ha llegado a los más alto, podría relajarse un poco. Pero no. Tiene restaurantes repartidos por España al más alto nivel, pero sigue viajando a sus restaurantes.

Lo que hace diferente a Berasategui de lo que hacen todos los chefs y cocineros españoles, sin duda, es el tesón, el esfuerzo, el trabajo. Es lo que él mismo denomina "garrote". Es fácil cuando uno quiere hacerse una foto junto al genial cocinero que haga un gesto con el puño cerrado, lo que él define como "garrote". Detrás de eso está el trabajar, y trabajar y seguir trabajando. De hecho, uno de sus restaurantes, en San Sebastián, se llama Eme Be Garrote.

El prestigio de Martín Berasategui, el cocinero español con más estrellas Michelin en territorio nacional, doce en total en este momento, le posiciona en tercera posición a nivel mundial. Todo comenzó de manera vertiginosa el 1 de mayo de 1993. Fue entonces cuando junto a su mujer, Oneka Arregui, puso en marcha el restaurante Martín Berasategui en Lasarte-Oria, a 7 Km de San Sebastián.

Doce estrellas Michelin

En la actualidad, suma doce estrellas Michelin: tres en el restaurante Martín Berasategui de Lasarte-Oria, donde comenzó todo. También tres estrellas en el restaurante Lasarte de Barcelona, dos estrellas en el restaurante M.B. de Tenerife, una en el restaurante Oria de Barcelona, una en el restaurante Eme Be Garrote de San Sebastián, una en el restaurante Ola Martín Berasategui de Bilbao y una en el restaurante Fifty Seconds Martín Berasategui de Lisboa.

El éxito de todos cada uno de estos restaurantes es que detrás siempre está, cada día, el genio de Martín. Pero no un genio que va a mirar, que es lo habitual, y a ver lo que hacen los demás. Detrás hay un genio que sigue trabajando duro, sigue pensando, sigue innovando e inventando algún sabor nuevo o alguna manera de tratar algún producto original.

Genio y esfuerzo

Llevo muchos años viajando por el mundo, comiendo en muchos restaurantes con estrellas Michelin, y cuando más he disfrutado en mi vida fue en una presentación de BMW, en concreto con la Serie 7 que se vendía hasta ahora. En la presentación del modelo, en San Sebastián, fuimos a una cena al restaurante de Martín en Lasarte. Es quizá el día que lo he pasado mejor comiendo en un restaurante, que más he disfrutado en un evento. Allí estaba Martín explicándonos lo que había hecho para conseguir esa deliciosa comida.

Martín lleva años como embajador de la marca alemana BMW y comparte con los bávaros el esfuerzo, el trabajo y las ganas de impresionar cada día con un nuevo producto, con una nueva vuelta de tuerca a los productos tradicionales, para conseguir unos sabores excepcionales. Una de las fotos que acompañan este reportaje corresponde a un plato que el genial cocinero vasco creó para celebrar el centenario de la marca alemana.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments